Obama llora en su discurso de despedida como Presidente de los Estados Unidos de América

En su último discurso como presidente de Estados Unidos, Barack Obama, entre lágrimas, le dedicó unas emotivas palabras a su esposa Michelle, a sus hijas y a los inmigrantes.

Obama le dijo a Michelle que durante 25 años no sólo ha sido su esposa y madre de sus hijas, sino también su mejor amiga. Entre lágrimas de emoción, el mandatario le dijo a su mujer que llevó su rol de primera dama con mucho honor.

Refirió que Michelle lo ha hecho sentir orgulloso al igual que a todo Estados Unidos.

“Eres un ejemplo a seguir”. Mientras que a sus hijas, les dijo que se han convertido en unas mujeres asombrosas, diciéndoles que de lo que él más está orgulloso es de ser su padre.

Malia no pudo contener algunas lágrimas mientras escuchaba a su padre, mientras que Michelle se mostró fuerte.

Pero además dedicó palabras a los inmigrantes y reconoció que, pese al carácter histórico que representó su elección como primer mandatario afroamericano de EE.UU., el racismo sigue vivo en el país y queda “más trabajo por hacer” para eliminar los prejuicios contra las minorías y los inmigrantes.

“Después de mi elección, se habló mucho de un Estados Unidos posracial. Esa visión, aunque bienintencionada, nunca fue realista. Porque la raza sigue siendo una fuerza potente y a menudo divisoria en nuestra sociedad”, apuntó.

Hizo una invitación a la inclusión y al respeto a los migrantes, en un contexto en el que el país de halla dividido por los comentarios abiertamente racistas del presidente electo Donald Trump.

“Si no estamos dispuestos a cuidar a los migrantes porque no se parecen a nosotros entonces estamos en problemas porque aquellos niños morenos van a representar la fuerza laboral más importante de nuestro país”, aseguró el mandatario.

Además el presidente, Barack Obama, defendió que el país es hoy “un lugar mejor y más fuerte” que cuando él llegó al poder en 2009, y pidió a todos sus compatriotas que crean en su propia capacidad de lograr el “cambio” que él quiso espolear al llegar a la Casa Blanca hace ocho años.

“Ustedes fueron el cambio. Ustedes respondieron a las esperanzas de la gente, y gracias a ustedes, en casi cada medida, Estados Unidos es un lugar mejor y más fuerte que cuando empezamos”, dijo Obama en su último discurso como presidente, pronunciado ante 20.000 personas en Chicago, la ciudad donde dio el salto a la política.

El mandatario, que abandonará el poder el próximo 20 de enero, reconoció que el progreso durante su Presidencia “no ha sido uniforme”, y que “a veces parece que damos un paso atrás por cada dos pasos adelante”, pero que su país siempre se ha caracterizado por “moverse hacia adelante”.

Obama dijo que, si hace ocho años hubiera prometido que el país “dejaría atrás una gran recesión”, abriría “un nuevo capítulo con el pueblo cubano, cerraría el programa nuclear de Irán”, lograría la legalidad del matrimonio homosexual y reformaría el sistema sanitario, “me habrían dicho que estaba aspirando a demasiado”.

El primer presidente afroamericano reconoció que, pese al carácter histórico que representó su elección, el racismo sigue vivo en el país y queda “más trabajo por hacer” para eliminar los prejuicios contra las minorías y los inmigrantes.

“Después de mi elección, se habló mucho de un Estados Unidos post-racial. Esa visión, aunque bienintencionada, nunca fue realista. Porque la raza sigue siendo una fuerza potente y a menudo divisoria en nuestra sociedad”, admitió Obama.

A diez días de que su sucesor, Donald Trump, asuma el poder, Obama se comprometió a garantizar una transferencia de poder “pacífica”, para que el próximo gobierno “pueda ayudarnos a acometer los muchos desafíos que todavía enfrentamos”.

Pese al contraste entre sus ideas y las de Trump, Obama aseguró sentirse “aún más optimista sobre el país” que cuando asumió el poder, porque sabe que su Gobierno no solo “ha ayudado a muchos estadounidenses, sino que también ha inspirado” a muchos otros, especialmente a los jóvenes.

“El futuro está en buenas manos”, aseguró Obama al describir a la nueva generación como “altruista, creativa y patriótica” y pidió a todos los ciudadanos ser “guardianes” de la democracia, no solamente cuando haya una elección, sino “durante toda la vida”.

“Nuestra democracia se ve amenazada si la damos por sentada”, afirmó el mandatario.

Obama terminó su discurso con una serie de agradecimientos a su familia y su equipo en la Casa Blanca, y prometió seguir luchando por lo que cree cuando abandone el poder.

“Yes, we can. Yes, we did” (Sí, podemos. Sí, lo hicimos”), remató el presidente. (Con información de EFE).

Ver video

https://www.youtube.com/watch?v=-ttWOx4hg48

 

 

 

Comentarios con Facebook