EDITORIAL: Guerra avisada no mata soldado

Por Leonardo Jaquez

Siempre se ha dicho que guerra avisada no mata soldado, esto bien podría aplicarse a la problemática migratoria haitiana en la República Dominicana.

Lo planeamos así porque consideramos que el incremento en estos últimos días de la migración haitiana hacia territorio nacional debería provocar un estado de alerta máxima en las autoridades públicas y el pueblo en general.

Hablamos de que aparte de los más de dos millones de inmigrantes haitianos que tenemos en el país, miles más se sumarán a esta enorme masa humana que huye de la espantosa miseria que azota su nación.

Una huida que termina afectando a la vecina República Dominicana, nación también afectada por serias dificultades estructurales que dificultan satisfacer las necesidades más elementales de sus habitantes. Dificultades que se profundizan con la continua entrada masiva de inmigrantes haitianos que poco aportan al desarrollo nacional.

Por ello, prestarle la atención que amerita la situación es un requerimiento urgente del momento. La clase política gobernante no debe continuar mostrándose indiferente a un problema que atenta contra la existencia misma de la República Dominicana. Hagamos lo que corresponde hacer ahora, antes de que sea demasiado tarde. Guerra avisada no mata soldado.