EDITORIAL: Matos Berrido y el escarnio público

Absuelto por un sistema de justicia que desde su alta posición pública e influencias políticas pudo doblegar para evitar años tras las rejas por un horrendo crimen.

Sin embargo décadas después aun le persigue la sombra de haber asesinado vilmente a quien fue su esposa.

En estos tiempos de incremento de la violencia contra la mujer, la cual es vejada y cosificada como nunca antes, aquel crimen aun vive en el alma nacional tras ser impunemente sepultado por una justicia podrida y por un inclemente pasar del tiempo.

Ni siquiera las propias hijas de la señora habían tenido la valentía para dar la cara y revelar los pormenores de aquel horrendo acto.

Hasta ahora que apareció una de las hijas y habló con una importante comunicadora a la cual le hizo importantes revelaciones que evidencian la crueldad y frialdad de un hombre que asesinó con sus propias manos a quien fuera su esposa.

Inclusive ha salido a relucir que antes de este hecho ya la dama había sufrido un fallido atentado en el que al parecer la habían ordenado asesinar a través de un sicario.

Provoca asco que todo aquello haya quedado perversamente impune y casi sepultado por el tiempo.

Pero en esta era digital las redes sociales han revivido aquel acto criminal que estremeció la sociedad dominicana y que revelan la perversidad del ex funcionario público.

Leonardo Matos Berrido supo doblegar a un sistema de justicia podrido, pero no ha podido acallar el escarnio público de una sociedad que vomita con su presencia en la vida pública y que esta dispuesta a hacer fracasar el torneo de béisbol invernal si sus directivos insisten en dedicárselo a tan malévolo personaje que debió pasar hasta el último de sus días en prisión.