Alianza de «macos y cacatas» entre PRM y LFP pone en riesgo unidad del principal partido opositor

Las alianzas electorales con otras fuerzas políticas de la oposición que está concertando la comisión designada por el candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, estarían provocando fuertes contradicciones internas que afectan la armonía y la unidad en esa organización política.

El problema ha alcanzado tal magnitud que dirigente altos y medios del PRM están contemplando la posibilidad de “abandonar el barco” para unirse a otras fuerzas.

Un alto dirigente de la organización, que pidió reserva de su nombre, afirmó que el principal cuestionamiento a las gestiones es que son hechas al margen de la dirección ejecutiva del Partido y de la comisión que creó esa organización para negociar alianzas congresuales y municipales con otros opositores.

“Ellos argumentan que la convención del partido otorgó poderes especiales a Abinader para pactar alianzas, en su condición de candidato presidencial, pero el partido es el partido”, dijo.

“Estamos muy preocupados, porque esto está pasando a pocos meses de unas elecciones municipales en febrero, que serán el termómetro para medir lo que podría pasar en los comicios de mayo”, expresó.