Ana Belique junto a grupo radical pro haitiano “Todos Somos Dominicanos” marcharán en Parada Dominicana New York

El grupo radical pro haitiano “We Are All Dominican” (Todos Somos Dominicanos), creado a raíz de la sentencia 168-13 que regularizó el estatus migratorio de miles de haitianos en la República Dominicana y aboga por la nacionalidad dominicana a los hijos de haitianos nacidos en el país caribeño, desfilará mañana domingo en la Parada Dominicana que se celebrará en la Sexta Avenida en Manhattan.

El grupo, que montó vigilias, piquetes, marchas, conferencias de prensa y difunde comunicados en su página web, alegando xenofobia y racismo en la República Dominicana, figura oficialmente en el listado del comité organizador del desfile, como una de las principales organizaciones que marcharán.

Dice que “está construyendo una sociedad dominicana más justa e inclusiva que abrace su diversidad y reconozca legalmente los derechos de ciudadanía de los dominicanos de ascendencia haitiana”.

El grupo pro haitiano añade que trabaja en solidaridad con los movimientos dirigidos por dominicanos de ascendencia haitiana que luchan por la inclusión y los derechos de ciudadanía, y busca educar y activar la diáspora dominicana para desafiar los discursos anti haitianos y contra el negro.

También ver  ALERTA MÁXIMA: Fallecen tres por difteria en Haití

“Todos Somos Dominicanos (WAAD) es un colectivo de estudiantes, educadores, académicos, artistas, activistas y miembros de la comunidad de origen dominicano y haitiano que residen en la ciudad de Nueva York”, explica.

“Nos formamos en octubre de 2013 como consecuencia de una decisión del Tribunal Constitucional dominicano de revocar la ciudadanía de dominicanos nacidos de padres inmigrantes indocumentados, la gran mayoría de los cuales son de origen haitiano. WAAD organiza mesas redondas, talleres de arte comunitario, protestas, vigilias y actividades callejeras para crear conciencia sobre las violaciones de los derechos humanos que enfrentan más de cuatro generaciones de dominicanos de ascendencia haitiana, ya que su derecho a la nacionalidad dominicana es eliminado y negado por la República Dominicana Gobierno”, dicen los pro haitianos en su perfil.

“Los dominicanos de ascendencia haitiana han visto sus vidas paralizadas ya que su propio gobierno se niega a reconocer su nacionalidad y les otorga los documentos de identidad necesarios para ir a la escuela, trabajar, casarse, registrar a sus hijos al nacer y otras actividades básicas de la vida. Como inmigrantes y como hijos de inmigrantes, los dominicano-estadounidenses conocen de primera mano la marginación y discriminación que enfrentan los migrantes y sus familias en todo el mundo. Nos solidarizamos con la lucha de los dominicanos de ascendencia haitiana para restablecer su derecho a una nacionalidad. El nombre We Are All Dominican es un reconocimiento de su identidad, en resistencia al esfuerzo del gobierno por negar su nacionalidad, sus derechos fundamentales y su humanidad”.

También ver  Intelectuales presentarán manifiesto de rechazo a la haitianización de la República Dominicana

Agrega el grupo que “We Are All Dominican lucha contra las injusticias dirigidas a los dominicanos de ascendencia haitiana y sus familias debido al anti haitianismo arraigado en la República Dominicana. La diáspora dominicana dominante a menudo reproduce estos prejuicios y actitudes discriminatorias. Por lo tanto, nuestro objetivo es construir una base de dominicanos-estadounidenses comprometidos con la justicia racial mediante la sensibilización y el apoyo al movimiento por la ciudadanía, los derechos civiles y políticos en la República Dominicana”.

También ver  Gobierno Haitiano se niega extraditar asesinos de pareja dominicana en Pedernales

La entidad, fue creada por dominicanos que se definen como liberales y estudiantes haitianos y de origen haitianos en colegios comunitarios y universidades en Nueva York.

La presencia de ese y otros grupos que defienden a los inmigrantes haitianos, es el alegato del Instituto Duartiano de Nueva York para llamar a un boicot al desfile, advirtiendo sobre eventuales fricciones que podrían degenerar en violencia.

Posterior a la sentencia, ese grupo fue enfrentado por dominicanos que lo acusaron de “enemigo” de la dominicanidad y en medio de algunas protestas, se produjeron enfrentamientos verbales y amenazas físicas entre ambos bandos.