Andrés L. Mateo “basta con que una persona sea un alto funcionario para que se pueda robar lo que le dé la gana”

Andrés L. Mateo consideró este lunes que la justicia no tocará a los responsables de los sobornos en el caso de los aviones Super Tucanos, adquiridos por el Gobierno durante la gestión del expresidente Leonel Fernández.

Mateo aseveró que en el caso de los Super Tucanos está ocurriendo lo mismo que con los expedientes del Consejo Estatal de la Azúcar (CEA), de la Oficina Supervisora de Ingenieros de Obras del Estado (Oisoe), así como se pretende extraer a la figura de Manuel Rivas del caso de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA).

Sostuvo que el referido expediente, la Procuraduría lo ha introducido durante cinco años en un “refrigerador”, de donde lo saca mutilado, lo vuelve a exhibir y lo pone en el tendedero para que la gente lo vea, hasta que finalmente se convierta en un “mamotreto”, como ha ocurrido con los expedientes de la Oisoe, el CEA y otros casos de corrupción.

También ver  VIDEO: Andrés L. Mateo considera Reinaldo Pared Pérez debió suspenderse él mismo

El catedrático aseguró que en la República Dominicana, la impunidad la propicia y la patrocina el Gobierno, porque basta y sobra con que una persona sea un alto funcionario para que se pueda robar lo que le dé la gana, puesto a que no le va a pasar nada.

Expuso que lo que la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) informó el 12 de agosto del 2016, respecto al senador por la provincia Hermanas Mirabal, Luis René Canaán Rojas, que a su juicio debió incluir a otro legislador en el expediente, a pesar de que las autoridades sabían que están vinculados a la distribución de los fondos de los sobornos de los Tucanos, no los incluyó.

También ver  Andrés L. Mateo pone en duda que existan vías institucionales para enfrentar la hipercorrupción y la impunidad

Señaló que el Pepca dio el penúltimo paso para esfumar en el imaginario popular y público el caso de los Super Tucanos, como si no hubiese pasado nada.