Bolívar Díaz, Matías Bosch y las huestes prohaitianas montan campaña de descrédito contra Tribunal Constitucional

Compartir

Ante supuestos rumores en torno a una posible sentencia que evacuará el Tribunal Constitucional sobre el recurso de inconstitucionalidad sometido contra la ley 169-14 que habilitó las vías para la regularización migratoria de miles y miles de haitianos que tienen años residiendo de manera ilegal en la República Dominicana, la camada prohaitiana enquistada en espacios importantes del poder mediático iniciaron una perversa campaña en la que procuran desacreditar y presionar al Tribunal Constitucional para que éste no declare inconstitucional la ley 169-14.

La campaña estaría siendo encabezada por el periodista Juan Bolívar Díaz, Matías Bosch y Fausto Adames, director del diario acento, los cuales son reconocidos defensores de la masiva presencia ilegal de haitianos en el país.

Según el periodista Juan Bolívar Díaz la posible anulación de la ley de naturalización 169-14 seria un «acto de soberbia y grave desafío a un gran acuerdo nacional de imperativo humanitario y diplomático que sacó al Estado dominicano del candelero  en que había quedado».

Es evidente que con esta perversa campaña contra el Tribunal Constitucional se procura desvertebrar la institucionalidad democrática del país ya que dicho Tribunal esta abrogado de las máximas facultades constitucionales para defender la constitución frente a cualquier ley que atente contra ella. Por lo que si el Tribunal Constitucional decide expulsar del sistema de leyes nacionales la No.169-14 lo estaría haciendo en cumplimiento de los mandatos constitucionales que le son inherentes.

Estamos en presencia de una nueva guerra mediática en la que se procura incrementar la presión local e internacional contra los tribunales nacionales y contra la clase política gobernante para que éstos cedan  y se continúe aplicando de manera ilegal la ley 169-14 la cual, inclusive, fue promulgada con unos plazos específicos para la regularización de inmigrantes haitianos ilegales sin embargo a pesar de ello el gobierno ha venido extendiendo su aplicación.

Y no solo eso sino que también el reglamento de la ley estipula unos requisitos específicos para poder acogerse al plan de regularización los cuales no fueron cumplidos por mas del 90% de los haitianos  que se registraron.

Es un nuevo desafío que tendrá que enfrentar una República Dominicana que pretenden utilizarla como el gran muro de contención social que detenga la salida masiva de haitianos hacia territorio norteamericano o hacia los países de Suramerica, región a la que están llegando los inmigrantes haitianos provocando allí seria tensiones sociales y preocupaciones políticas por las marcadas diferencias culturales que hay entre Haití y el conjunto de países latinoamericanos.