Declaraciones de Altagracia Salazar y Judith Febles evidencian odio visceral contra pueblo dominicano

Las reconocidas periodistas Altagracia Salazar y Judith Febles, ambas pertenecientes al movimiento cívico Marcha Verde, y fervientes defensoras de la masiva migración haitiana en el país, han expresado en el programa televisivo que participan por CDN canal 37, duras palabras contra un pueblo dominicano históricamente humano y solidario con los inmigrantes haitianos.

Entre los melodiosos epítetos utilizados para atacar al pueblo dominicano están lo de que somos “xenofobos”, “racista”, “acomplejados”, “resentidos”, desconociendo ambas las ayudas históricas que ha hecho la República Dominicana con la vecina nación haitiana.

Tras el lamentable terremoto del año 2010 fue la República Dominicana la primera nación del mundo en socorrer a una nación haitiana que perdió mas de 200 mil vidas humanas y que parte importante de su infraestructura fue destruida.

Cientos de dominicanos recolectaron dinero, alimentos y bienes para enviarlos hacia una Haiti que necesitaba de la solidaridad de todos los pueblos del mundo. Una solidaridad que se expresó solo en las portadas de los medios escritos porque de los cientos de millones de dólares que se prometieron en ayuda un alto porcentaje nunca llegó al pueblo haitiano.

Pero República Dominicana si cumplió con su responsabilidad histórica hasta tal punto que de un presupuesto nacional limitado y precario se erogaron fondos para la construcción de la mas importante universidad pública que hoy tiene Haití.

Universidad que inicialmente iba a llevar el nombre del líder político dominicano, intelectual e historiador el profesor Juan Bosch, pero debido al odio visceral que la intelectualidad haitiana tiene contra el pueblo dominicano, dicho nombre fue cambiado por el de Henri Christophe, lider militar haitiano responsable del genocidio cometido por tropas haitianas en las provincias de Santiago y la Vega en el 1805.

Que periodistas con larga data en los medios de comunicación como Altagracia Salazar y Judith Febles desconozcan las ayudas históricas que un pueblo con tantas precariedades como la República Dominicana ha brindado a la mas pobre nación del continente y la tercera a nivel mundial, resulta altamente cuestionable de cara a la ética profesional que debe prevalecer en quienes tienen el privilegio de participar en los medios de comunicación en cualquier país del mundo.

Por lo que ante estos inmerecidos ataques a la patria duartiana dichas periodistas deberían contemplar pedirle perdón a un pueblo dominicano que no merece sus continuas puñaladas verbales que evidencian un visceral odio a la sociedad que precisamente las ha colocado en el sitial que hoy se encuentran.