DICTADURA: Gobierno prepara proyecto de ley para regular videos y transmisiones en vivo por redes sociales

Una fuente revelo a Loquesucede los aprestos existente en el Palacio Nacional para limitar la libertad prevaleciente en las redes sociales en la República Dominicana.

Con los fines de imponer los mismos controles que el gobierno tiene con la televisión, la radio y los medios escritos, se estaría elaborando un proyecto de ley para regular los videos y las transmisiones en vivo que se hacen por las redes sociales, como si estos medios formaran parte de las estructuras comunicacionales tradicionales.

En caso de aprobarse dicha iniciativa legislativa promovida por el Palacio Nacional, los contenidos informativos que circulen por las redes sociales estarán sujetos a las mismas reglamentaciones y personalizaciones que tienen los demás medios.

Por ejemplo, para poder tener un medio de transmisión diaria a través de las redes sociales habría que solicitar los permisos correspondientes a las autoridades publicas.

En la República dominicana todo el que quiera instalar una emisora radial o televisiva, primero, debe disponer de los permisos y cumplir con la normativa regulatoria del Estado.

Igual pasara con las redes sociales, nadie podrá desarrollar una plataforma audiovisual de trasmisión diaria sino cuenta con el aval del Estado.

Esto se haría, con el objetivo de controlar y filtrar a un mas las informaciones y hechos que llegan al conocimiento del pueblo.

«El gobierno siente que las redes sociales se han convertido en un quinto poder que pudiera tumbar al presidente en cualquier momento», afirmo un especialista en el tema.

Impedir que este perverso proyecto de ley logre ser aprobado en el Congreso Nacional controlado por el oficialismo, solo será posible si el pueblo dominicano demuestra una feroz resistencia a una ley que pudiera conculcar e inhabilitar el último bastión de libertad que le queda a la gente.

En los últimos años las redes sociales han fungido con instrumentos de transformación y cambios políticos significativos. Y han resultado fundamental para la movilización en masas de ciudadanos hastiados por las élites políticas tradicionales que les han gobernado.

En la República Dominicana la limitación de este espacio virtual de convivencia político social de los ciudadanos pudiera representar una enorme sombra en nuestra de por si oscura democracia que no ha sido capaz ni siquiera de resplandecer de esperanza y fé a sus ciudadanos.