El 2019 quedará en la historia como el año en que todo un pueblo freno en seco los aprestos continuistas de Danilo Medina

El 2019 quedará marcado en la historia de la República Dominicana como el año en que todo un pueblo «freno en seco» los deseos continuistas del presidente Danilo Medina, quien aspiraba gobernar la nación por un tercer mandato seguido.

Para la contención reeleccionistas influyeron las grandes movilizaciones de masas frente al Congreso Nacional, la presión de Estados Unidos y otros acontecimientos que variaron la correlación de fuerzas en el país.

Síguenos en Twitter @loquesucedecom

El 2019 inició con la concentración de miles de reeleccionistas en todas las regiones del país. La embestida pedía a gritos una nueva reforma de la Constitución para posibilitar el tercer mandato consecutivo del presidente Medina.

A medida que avanzaban los días la incertidumbre comenzó a apoderarse de amplios sectores políticos, económicos y sociales, mientras crecía el suspenso en la población por el silencio y la indefinición del mandatario

Síguenos en Facebook @loquesucederd

Desde el Congreso Nacional, legisladores de oposición insistieron en denunciar las supuestas maniobras que sectores del gobierno urdían ofreciendo millonarias cantidades de dinero y otros sobornos,  para poder aprobar la ley de reforma constitucional.

Fue en ese escenario cuando en los meses de mayo, junio y julio estallaron las protestas masivas frente a la sede del Congreso, que tuvo que ser militarizado para impedir que las multitudes lo tomaran, según argumentaron los presidentes del Senado, Reinaldo Pared Pérez, y de la Cámara de Diputados, Radhamés Camacho.

Síguenos en Instagram @loquesucede

El lugar fue virtualmente sitiado por los seguidores del ex presidente Leonel Fernández, dirigentes del opositor PRM, asociaciones de abogados, artistas, motoconchistas, legisladores y otros sectores de la población que cada día concurrían a firmar un libro de rechazo tajante a la reforma de la Carta Magna.

Fue un año en el que la fuerza del pueblo mostró sus músculos y desafió y venció a un oficialismo que se creía todo poderoso. No les basto controlar los principales estamentos ya que el gran soberano, el pueblo, pudo más que todas esas formalidades huecas de nuestra fallida democracia.