Estados Unidos opuesto a que China adquiera plantas de Punta Catalina

Una fuente confirmó a LoQueSucede que el gobierno de los Estados Unidos habría advertido al gobierno dominicano sobre la posible entrega de un bien estratégico de alta valía como los son las plantas de Punta Catalina a su archirrival China.

Para los norteamericanos esta millonaria operación transaccional podría socavar sus intereses geopolíticos en la región del Caribe, ya que colocaría en manos de una nación que actualmente le esta disputando su hegemonía imperial en el mundo, las posibilidades de presionar con apagar la República Dominicana, en caso de que esta no se acoja a sus intereses geopolíticos.

Aunque históricamente China nunca ha tenido la ambición de expandirse territorialmente, si vemos como procuran construir la influencia geopolítica necesaria para cercar el territorio continental norteamericano.

Son mas de 250 mil millones de dólares que ha invertido China en latinoamérica, procurando con esto neutralizar la presencia norteamericana y a la vez expandir sus mercados comerciales para el consumo de sus productos a la vez que sus inversiones van en la dirección de la obtención de bienes estratégicos de nuestros países. Así ha sido en Venezuela, Nicaragua, Brasil, Bolivia, Ecuador, Argentina, Cuba y ahora la República Dominicana, país con el cual acaba de suscribir 18 acuerdos de cooperación económica y política que involucran, inclusive, una alianza estratégica para la consulta política mutua en organismos internacionales como la ONU, entidad donde la República Dominicana acaba de ser elegida como miembro no permanente junto a Sudáfrica, Alemania, Bélgica e Indonesia.

En los últimos años el gobierno Chino ha financiado en la región obras de infraestructura por un monto que supera el financiamiento conjunto del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Una política de inversión y financiamiento que evidencia los serios aprestos que tendría China para tener mayor influencia en la región y disputar la hegemonía que en los últimos 50 años han tenido los Estados Unidos de América.

Ante este escenario global de dos gigantes en disputa, difícilmente la República Dominicana pueda entregar las plantas de Punta Catalina a China sin antes tener que sentarse de frente a lo Estados Unidos y convencerlos de que esta operación, que involucraría una inversión superior a los US$2 mil millones de dólares, no transgrede la soberanía nacional y la toma de decisiones independientes del estado dominicano en organismos internacionales.

De todas formas, la historia reciente nos muestra que la República Dominicana podría terminar sucumbiendo a las presiones de los Estados Unidos, por lo que China se tendrá que conformar con la posibilidad de invertir y financiar en otras áreas de la economía nacional.

El gobierno dominicano también tiene sobre la mesa una oferta de capital norteamericano para la adquisición de las plantas de Punta Catalina, la cual muy posiblemente termine siendo la opción mas factible para un gobierno dominicano temeroso de las sanciones que impone los Estados Unidos a quienes no se acogen a sus designios.