Grupo Jaragua denuncia intento de construcción de un hotel en área protegida

Ante supuestos aprestos para la construcción de un gran proyecto turístico en el Parque Nacional del Este (Cotubanamá) por el Grupo Globalia, del empresario español Pepe Hidaldo, ambientalistas elevaron un recurso de oposición ante el Ministerio de Medio Ambiente para que se abstenga de otorgar el permiso.

La noticia sobre el proyecto, calificada como una triste sorpresa navideña, llevó a activar a los ambientalistas, ya que el ministerio habría entregado los términos de referencia para un proyecto turístico dentro de este área protegida.

El acto de oposición se ampara en el principio de precaución que figura en la Ley General sobre Medio Ambiente (64-00) y fue incoado ayer por el Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente (Insaproma) tanto ante el ministerio como en la empresa turística Globalia.

La obra, que sería un hotel de gran envergadura, se levantaría en terrenos de Área Nacional de Recreo Guaraguao-Punta Catuano.

El documento de Insaproma además de requerir la negación del permiso ambiental a este proyecto, detalla que la solicitud de licencia ambiental fue hecha por la Constructora Interamericana SRL y que el registro del proyecto fue emitido a nombre de Globalia, firma propietaria de varias cadenas de hoteles. El acto de oposición de Insaproma ha sido saludado por entidades ambientalistas como la Asamblea Nacional Ambiental y la Fundación Acción Verde, quienes mediante una carta dirigida al ministro Ángel Estévez resaltan los altos valores de endemismo, arqueológicos y de conservación de ecosistemas únicos de esta zona. A la vez, destacan el daño que dicho desarrollo causará sobre el atractivo actual de la misma, visitada a diario por miles de turistas atraídos por su buen estado de conservación.

Al respecto, Andrea Thomen, bióloga de Grupo Jaragua, dijo que la franja a ser afectada “es probablemente uno de los hábitats más importantes a nivel nacional para la cotorra y el cuervo de La Española, ambas especies endémicas amenazadas”. También habita la iguana rinoceronte y anidan tortugas marinas (carey, verde y tinglar). “Todo ese bosque costero, además de hermoso, tiene un altísimo valor de conservación. Sería una gran pérdida que se destruyera”, dijo. Los ambientalistas deploran que el Ministerio de Medio Ambiente haya cedido a las presiones que desde hace casi 20 años ha estado haciendo el inversionista español Pepe Hidalgo y su empresa Globalia para que le permitan construir un gigantesco proyecto turístico en las inmediaciones del referido parque.