Haitianos en Valle Nuevo: De aquí no nos saca nadie en Haití no hay nada que hacer ni comer

“Preferimos que  nos persigan, pero no regresaremos hacia Haití”, dijo uno de los haitianos que viven y trabajan en fincas agropecuarias del paraje El Convento, en el área de influencia de Valle Nuevo, del municipio de Constanza.

En El Convento, de Valle Nuevo, la mayoría de habitantes son haitianos, casi todos ilegales que laboran en fincas agrícolas y empresas agroindustriales.

Jacques Elié, Duverel Sanit, Aristhene Bernard y Sagesse Rodly, trabajan en una jardinería de El Convento, pero dicen que tienen carnés del Plan de Regularización de Extranjeros, los cuales vencen en marzo, abril, mayo y junio de este año.

Asimismo, expresaron que en Haití, “no hay nada  para nadie”.

“Los panes aquí sobran; en Haití te matan por un pan, porque hay mucha hambre”, declaró Duverel Sanit.

Los haitianos manifestaron que su intención es  traer a sus familiares que dejaron en Haití y que gracias a que están trabajando en República Dominicana no están pasando hambre.

Viven en casuchas
Los trabajadores haitianos Duverel Sanit, Aristhene Bernard y Sagesse Rodly, comentaron que a pesar de que cocinan con leña, cuidan el bosque de Valle Nuevo, porque para ello solo buscan ramas de árboles secas o madera en desuso.

Por igual, advirtieron que la situación en su país se torna cada vez más grave y que sus familiares los presionan para que los traigan a vivir a República Dominicana.

“Le pedimos a nuestros familiares tranquilidad, porque cuando se presente la oportunidad logramos traerlos”, apuntó el trabajador agrícola haitiano residente en El Convento, Jorge Joseph.