Inteligencia EEUU ve a Ramfis Trujillo como un instrumento del PLD para atomizar voto opositor en RD

Por Leonardo Jaquez

A final del pasado mes de noviembre durante los últimos días de nuestra visita por varias ciudades norteamericanas, tuvimos la extraordinaria oportunidad de hacer contacto con varios funcionarios de la inteligencia norteamericana íntimamente vinculados al acontecer cotidiano de la República Dominicana.

Síguenos en Twitter @loquesucedecom

Cuando regrese al país a principios del presente mes le comente a varias personas sobre estos contactos, obviamente se lo comente fundamentalmente a personas con las que tengo ciertos niveles de afinidad y criterios en torno al rumbo por el que debería encauzarse la República Dominicana. Por si algunos dudan del perfil de dichas personas, debo confesar que el discurso anarquista y radical tiende a seducirme mucho más que aquel discurso de arrabal que etiqueta con siglas partidarias las problemáticas y soluciones del país obviando que durante las últimas décadas los tres principales partidos políticos gobernaron el país y demostraron sus incapacidades y limitaciones. Por lo que sería de tontos creerse la historieta de que estos mismos partidos políticos pudieran encauzar el destino nacional por mejores senderos.

Entonces aclarado todo esto, vuelvo a la cuestión troncal de esto que hemos decidido narrar públicamente para que quede grabado en la historia de la conciencia nacional. Durante este viaje en el que estuvimos en varias ciudades norteamericanas donde existen las mayores concentraciones de inmigrantes hispanos pero fundamentalmente de dominicanos, lo más sorprendente que pudimos determinar en el que sin tal vez ha sido el viaje más político que hemos hecho hacia suelo norteamericano en estos últimos años fue el nivel de penetracion que pudo alcanzar el gobierno dominicano en la denominada diáspora. Cuando hablamos de penetracion nos referimos a la estrategia puesta en marcha por el oficialismo para disgregar y hasta lograr enfrentarlos a ellos mismos a pesar que les une casi a todos el convencimiento de la necesidad de transformar radicalmente la República Dominicana.

Síguenos en Facebook @loquesucederd

En específico, hay un tema que el gobierno dominicano ha sabido utilizar para lanzarlo de anzuelo pero a la vez de soga suicida a una comunidad dominicana extraterritorial que teme la pérdida de la identidad, las tradiciones y las costumbres que definen y distinguen la tierra que les vio nacer. Es así, aunque se que muchos no lo creerán ya que ha sido el discurso enarbolado por la otredad: el gobierno dominicano utiliza el tema del nacionalismo y la inmigración haitiana para fortalecer un proyecto político que consideran les resultará fundamental para retener el poder en el 2020.

De seguro habrá quienes dirán que todo esto que planteamos habría sido influenciado por el oficialismo, o que recibimos dinero para escribir y plantear esto, o que el opositor PRM nos habría seducido, se que vendrán todo tipo de historietas para descalificar esto que decidimos perchar en el muro de la posteridad.

Síguenos en Instagram @loquesucede

Inteligencia norteamericana

Para llegar aquí tuve que apelar a la paciencia de ustedes para colocar como antesala algunos detalles importantísimos para comprender los temores que tienen los norteamericanos de lo que actualmente está pasando políticamente en la República Dominicana.

A principios de este escrito cite como a final del pasado mes de noviembre en los EEUU tuve la oportunidad de hacer contacto con personas vinculadas a la inteligencia norteamericana, contactos por cierto fortuitos e inesperados que no fueron planificados.

Estos contactos fueron sorpresivamente abiertos en sus planteamientos con nosotros aunque aun creo que se debió por el hecho de que somos el director del periódico digital Loquesucede un medio abiertamente critico al gobierno y que a pesar de los ofrecimientos que durante estos seis años de fundado ha recibido aun no se ha doblado ni arrodillado al poder. Cabe señalar que a un Poder que pocas veces en la historia de la República Dominicana había sido tan «bondadoso» para utilizar el presupuesto público con los fines de enriquecer a sus críticos. De esto en su momento hablaremos y esbozaremos la razones que consideramos han motivado los encantos de tanta «bondad palaciega».

Algunos criticaran que no citemos el lugar específico y con cuantas personas de la inteligencia EEUU tuvimos contacto, les digo que no lo haremos por un tema de seguridad, lo que si podemos revelar es que fue en un bar poco visitado en el bajo Manhattan en la ciudad de New York. De momento estando allí llegué a pensar que lo de bar es una tapadera para ocultar lo que verdaderamente pudiese estar operando, lo que a mi parecer, podría ser un centro de reuniones y de recopilación de informaciones neurálgicas para los servicios de inteligencia EEUU.

Obviamente, nada de esto lo externe a mis contertulios quienes generosamente nos facilitaron datos desconocido sobre las serias preocupaciones que tiene su gobierno con lo que pasa en la República Dominicana. Segun estos, estas preocupaciones habrían provocado el incremento del personal de inteligencia apostado en la pequeña isla del caribe. Sí es así, los norteamericanos decidieron incrementar los servicios de inteligencia infiltrados en los principales estamentos de poder, partidos políticos, organizaciones empresariales y cívicas como una medida que consideraron urgente ante el avance chino y ante los deseos continuistas del gobernante PLD.

De manera sorprendente para nosotros estos agentes tuvieron la capacidad de reconocer en nuestra presencia que en la etapa inicial de lo que parecía una utopía política de un joven empresario norteamericano en quiebra económica pero con la fortuna de un apellido que pesa, le habían ofrecido todo su apoyo para el retorno a la República Dominicana. Inclusive, nos expresaron que al día de hoy dicho proyecto está infiltrado por los servicios de inteligencia EEUU los cuales le estarían dando seguimiento a ciertas situaciones bochornosas que constriñen con las leyes penales del gran coloso del norte. Es de imaginar que todos aquellos que en este momento leen estas revelaciones históricas sabrán que nos referimos al nietisimo del sátrapa Ramfis Dominguez Trujillo, un dirigente político que hasta hace apenas tres años atrás era una persona totalmente desconocida en la República Dominicana.

Su empuje inicial se debió, según estos oficiales de la inteligencia EEUU, al apoyo que le dieron en términos económico y logístico. Es más estos agentes nos señalaron ver los primeros videos del candidato presidencial en la República Dominicana en el cual se puede apreciar la presencia de agentes norteamericanos en el primer circulo de seguridad que lo protege.

Todo este apoyo lo dieron por la premura coyuntural de sacar del poder a un partido que tiene cuatro mandatos presidenciales seguidos en el Palacio Nacional. Transcurrido el tiempo, por detalles que no revelaremos en esta ocasión, los Estados Unidos decidieron retirar su apoyo al nieto del dictador para concentrar todo su esfuerzos en la dirección de fortalecer al opositor PRM y llevarlo al poder.

Ante el impresionante avance que sin lugar a dudas tuvo en su momento el proyecto Ramfis Domínguez Trujillo, el gobierno dominicano vio la oportunidad de utilizarlo para atomizar el voto opositor e inconforme con las ejecutorias gubernamentales. «Tan pronto nos dimos cuenta de todo esto lo cual determinamos investigando la infiltración del gobierno dominicano en las comunidades dominicanas aqui en los Estados Unidos a través de las personas que le manejan la inteligencia a su gobierno, vimos el peligro que representaba nuestro apoyo a Trujillo ya que lo que procura el gobierno dominicano es dividir aún más la oposición, trataron de hacerlo con el PRM dandole buenos negocios al ex presidente Mejía sin embargo no han logrado dividir al PRM, por lo que Ramfis era la otra vía para atomizar ese voto», expresó uno de los agentes.

Y prosiguió «si se cohesiona el voto opositor no existen vías legítimas para la continuidad del gobierno, el punto es mantener ese voto enfocado en único candidato presidencial, un candidato mayoritario que nos garantice ciertos intereses».

Para nuestras sorpresa, el agente citó los vínculos familiares del candidato presidencial Ramfis Trujillo con el ex presidente Hipólito Mejía. «Fijate que Hipólito, quien fue un aliado importante de nuestro gobierno, es el principal asesor político de Ramfis, Ramfis no da un paso sin pedirle recomendación a Hipólito», expresó el agente mientras con su mano derecha hacía algunos gestos que de pronto parecían que eran alguna señal codificada enviada al mesero que se encontraba apostado en la entrada del bar. Ante la atrevida pregunta que le formulamos sobre cómo es que ellos manejan tanta información, el agente esquivó la respuesta y continuó haciendo comentarios sobre la cotidianidad dominicana y la apertura apertura diplomática con China.

«Ramfis representa un estorbo para nosotros sacar del poder al PLD, el PLD lo utiliza para que un voto que nunca iba a volver al PLD tampoco vaya al principal opositor PRM», reitero con marcado tono de enojo otro de los agentes presentes.

Por último, no puedo esconder que los 45 minutos de conversación amena con estos agentes norteamericanos nos dejaron estupefacto. Nos dejaron así por la determinación que vimos en estos lograr cumplir con una agenda que al parecer consideran fundamental para el control de lo que el profesor Juan Bosch denomino «la gran frontera imperial».

Cabe recordar que la República Dominicana es el país que mayor crecimiento económico ha experimentado en toda la región latinoamericana en las últimas décadas. Su condición de muro de contención a la problemática haitiana y su ubicación céntrica entre Cuba, Puerto Rico, Venezuela y centroamericana la colocan en un sitial altamente neurálgico en la geopolítica norteamericana frente a una región que ellos consideran como su «patio trasero».