Leonel, Danilo y Miguel repudiados por los dominicanos en la ciudad de New York

Compartir

Los dominicanos que por años residen en la cosmopolita ciudad de New York en los Estados Unidos, aprovechan la presencia de nuestros políticos por allí para protestar y decirles unas cuantas cosas que muchas veces son silenciadas en territorio nacional por dominicanos que se sienten temerosos ante la posible represión por parte del gobierno.

Allí los dominicanos se sienten empoderados y protegidos por una constitución norteamericana que les garantiza el sagrado derecho a la protesta y a la libertad. Es un derecho tan garantizado que inclusive ninguna autoridad pública puede coartárselo so pena de ser demandada por ante los tribunales y recibir una contundente sanción.

Esta garantía constitucional crea las condiciones para que el ex presidente Fernández, el presidente Medina, el canciller Miguel Vargas Maldonado, entre otros políticos, reciban los ataques verbales feroces de una masa de enardecidos dominicanos que ya no resisten ver el deterioro progresivo de las condiciones de vida en la tierra que les vio nacer.

Desde traidores, ladrones y hasta ratas le han dicho a tres de los principales lideres políticos de la República Dominicana. Solo Danilo Medina y Leonel Fernández acumulan dos décadas como presidentes de una República Dominicana que al día de hoy no tiene un solo problema fundamental resuelto.

Es esto lo que precisamente provoca una enorme impotencia en muchos dominicanos que quisieran regresar de retirada a su patria para estar con los suyos remembrando aquellas historietas de su niñez e infancia.

Pero al verse imposibilitados de regresar a un país donde no hay ni siquiera uno solo de los servicios fundamentales para la vida humana armónica garantizada, se ven obligados a tener que soportar las embestidas del inestable clima norteamericano y a vivir forzadamente en un acelerado trajín diario.

Son precisamente éstos dominicanos los que elevan su voz con gallardía y empuñan una pancarta cada vez que se asoma por New York uno de nuestros políticos en procura de conquistar los votos necesarios para la concreción de sus eternas aspiraciones políticas.