PÁNICO EN LA BANCA: La Marcha Verde francesa pidió a simpatizantes retirar dinero de los bancos

El movimiento ‘chalecos amarillos’ instó a sus simpatizantes a retirar masivamente su dinero de los bancos franceses en un intento de socavar “el sistema”. Las instituciones financieras ignoraron la amenaza.

Atacan a la economía con el objetivo de seguir presionando al Gobierno y que este se vea obligado a escuchar sus peticiones, en particular la que se centra en el derecho a proponer y votar nuevas leyes.

Si todos los ciudadanos retiraran al mismo tiempo el dinero que han depositado en en los bancos, ninguna institución financiera tendría los fondos suficientes para pagar a sus clientes. Los ‘chalecos amarillos’ creen que si consiguen paralizar al menos un banco, eso tendría un efecto en cadena sobre los demás.

“Hay muchas personas preparadas para retirar su dinero de los bancos. (…) Están ganando dinero con nuestro efectivo, y estamos hartos”, dijo en un video publicado en Facebook, Maxime Nicolle, una de las cabezas visibles del movimiento.

El colapso bancario, una tarea difícil, sino imposible

Pero a los bancos franceses no les preocupa. Eso se debe a que la cantidad necesaria que los ciudadanos tendrían que retirar de sus cuentas para conseguir afectar a los bancos, supera los límites de dinero diarios que muchas de esas instituciones permiten retirar de cajeros automáticos.

Según indica la periodista especializada en negocios de France 24, Christophe Dansette, “hay pocas posibilidades de que funcione(…) La cantidad de dinero que los franceses han depositado en los bancos se estima en 1.5 millones de millones de euros, según el Banco de Francia. De esta cantidad, 390.000 millones se encuentran actualmente (disponibles). Por lo tanto, cada ciudadano francés tendría que retirar 5.800 euros. Esto es muy difícil, sino imposible, considerando que los retiros de efectivo de los cajeros automáticos están limitados”.

Dansette apuntó que ninguno de los bancos con los que ha hablado ha tomado alguna medida para protegerse. La idea de organizar una cruzada contra los bancos obtuvo el apoyo del movimiento en un momento en el que este buscaba mantener la atención de los ciudadanos, la del Gobierno y la de la prensa.

El movimiento, que se desató a finales de 2018 en respuesta a la subida del precio de los combustibles, pareció haber perdido parte de su impulso después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, hiciera varias concesiones en diciembre.

La policía cree que la participación aumentará en la novena jornada de protestas

Según el Ministerio del Interior, las manifestaciones del fin de semana pasado atrajeron a unas 50.000 personas en todo el país, pero el jefe de la Policía de París, Michel Delpuech, dijo que prevé una participación aún mayor para este sábado 12 de diciembre, el noveno fin de semana consecutivo de protestas para lo que se desplegaron unos 80.000 oficiales a lo largo del país.

“Creemos que la participación será más grande que el sábado pasado y que podría haber algunos elementos más radicales y violentos”, dijo Delpuech a la cadena de televisión francesa CNews.