Renuncia fiscal adjunta de Dajabón tras alegar maltrato y persecución en su contra

La fiscal adjunta de Dajabón, magistrada  Gioconda María Solís Grullón,  envió ayer su carta de renuncia a la Procuradora General de la Corte de Apelación del Departamento judicial de Montecristi, alegando maltrato y persecución de parte de la institución que ella representaba y “de sectores oscuros de poder”.

Solís narró que lo ocurrido con ella y un juez interino esta semana con miembros del Departamento Antinarcóticos de la Policía Nacional (DICAN), que los arrestaron al no pararse en un puesto de chequeo, habría sido un atropello injustificado, debido a que en ningún momento violentaron ninguna ley, más bien pusieron sus vidas en peligro, lo que la llevó a reflexionar si realmente valía la pena continuar trabajando en un lugar con un ambiente laboral no propicio.

Añade que le es imposible continuar en un equipo donde salvo excepciones, la ineptitud, prepotencia, arrogancia e individualidad están a la orden del día.

Dijo agradecer a esa institución la confianza depositada en ella para ejercer esa función desde diciembre del año 2017, la misma que ella respondió realizándola de forma digna y apegada a la ética y a la moral, aceptando trabajar incluso en los municipios El Pino y Loma de Cabrera, incluso cubriendo ella sus gastos.

Aclaró que al igual que su ya fallecido padre, Juan Casillas Solís, decidió ejercer la profesión en busca de que la justicia beneficie a quienes hacen lo correcto, sin embargo se observa el atropello y maltrato, ya que si ella como fiscal fue víctima, las personas comunes de esta sociedad están más desprotegidos.

Se despidió con la frase de Castelao, “Los caciques son parásitos de un sistema de pura apariencia democrática”.

Sobre su arresto

El pasado miércoles Solís y el un juez interino, César Rodríguez Peña (Cesarito), fueron conducidos a la dotación policial de esta ciudad en calidad de detenidos, luego de que supuestamente se negaran a pararse  en medio de un operativo en un chequeo militar.

Ese mismo día el Tribunal de Primera Instancia del Distrito Judicial de aquí, actuando en materia de hábeas corpus, ordenó la libertad pura y simple de los mencionados.

El caso en materia de amparo fue conocido por la Juez Dianelys Yahaira Aquino, asignada por la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Montecristi, quien emitió el dispositivo de libertad a favor del juez en funciones, César Franco Peña y la Fiscal Geoconda Solís.