Tribunal ratifica sanción a Cervecería Nacional Dominicana por violar constitución RD

La resolución dictada por Pro Competencia contra la Cervecería Nacional Dominicana y el rechazo a la medida cautelar por parte del Tribunal Superior Administrativo a la empresa envían el mensaje a las grandes compañías establecidas en el país de que no podrán imponer su criterio en el mercado local en base a fortaleza.

El cuatro de diciembre del año pasado Pro Competencia sancionó a la Cervecería Nacional Dominicana, tras determinar mediante un estudio que cometía abuso de posición dominante en el mercado de producción, comercialización y distribución de la cerveza.

La resolución ordenó el cese inmediato de dichas conductas y condenó a la empresa al pago de una multa de RD$46,342,800.

De acuerdo a Pro Competencia, la CND utilizaba su poder de mercado para obligar a los clientes a que no aceptaran ninguna promoción de otras marcas de cervezas.

Destacó en el estudio que a los clientes que no aceptaban quitar todo tipo de promoción de otras marcas se les retiraban las ofertas y “freezers” de cerveza Presidente.

Otra acción ilegal que determinó Pro Competencia en su informe de investigación, fue que a los vendedores de la CND que no reportaban a los clientes que se negaban a aceptar la presión, se les despedía de la empresa.

Ayer el Tribunal Superior Administrativo rechazó la solicitud de medida cautelar interpuesta por la Cervecería Nacional Dominicana en contra de la resolución de Pro Competencia que multó y exigió a la compañía que desmontara la práctica desleal que tenía establecida en el mercado local con sus diferentes productos.

Luego de rechazada la medida cautelar la Cervecería Nacional Dominicana está en la obligación de cumplir la sanción interpuesta por ProCompetencia.

Consideración del TSA

El tribunal estimó que no existían evidencias de que el monto de la sanción impuesta por el Consejo Directivo de Pro Competencia a la CDN ponga en peligro la explotación de su negocio y su derecho a la libertad de empresa.

Además, consideró que no tiene la certeza de que la Resolución núm. 018-2018, que sanciona a la Cervecería, tuviera razones que pudiesen implicar su anulabilidad, por lo que no se configuró la apariencia del buen derecho, el peligro en la demora, ni la afectación al interés general, los cuales son requisitos imprescindibles para adoptar medidas cautelares, como lo dispone la Ley núm. 13-07 que crea el Tribunal Contencioso Tributario y Administrativo.

El día diez de diciembre de 2018, la CND informó que elevaría un recurso como medida cautelar ante el Tribunal Superior Administrativo. Consideró que Pro Competencia desestimó sus argumentos que probaban su respeto a la libre competencia y las leyes, y calificó como ilegales las acciones tomadas por la entidad reguladora.

El 27 de diciembre de 2018 el Consejo Directivo de Pro Competencia remitió a la Cervecería Nacional Dominicana una comunicación con los lineamientos que regularían la presentación, aprobación y supervisión del plan de desmonte de las prácticas sancionadas con la Resolución núm. 018-2018, a lo cual se procedería a darle seguimiento inmediato, tanto como al pago de la multa.