Urbanista dice que inundaciones en Santo Domingo no son improvisadas, sino creados

El arquitecto y diseñador urbano Marcos Barinas Uribe aseguró que los problemas que presenta la ciudad de Santo Domingo no son improvisados, sino que han sido creados a pesar de que se han realizado todos los planes necesarios para que todo pueda coexistir con los servicios básicos, los crecimientos de las edificaciones y los espacios públicos adecuados.

Sostuvo que si se hubiese realizado la recomendaciones y los planes diseñados en el país desde el 1960 hasta la fecha, Santo Domingo sería una capital modelo.

Expuso que cuando llega una nueva administración al Estado dominicano se realiza “el borrón y cuenta nueva” y se olvidan todos los planes, las recomendaciones técnicas que se han estado realizando sobre los temas concernientes al desarrollo de la ciudad,  y simplemente se comienza a actuar a partir de políticas del momento.

Al ser abordado sobre qué costaría implementar los planes que desde hace 58 años viene planificándose para Santo Domingo, Barinas Uribe explicó que varios de esos planes ya se entenderían como obsoletos, debido a que el crecimiento poblacional de la ciudad ocurrió en la década de los 90′, cuando la capital pasó de tener un millón 800 mil habitantes a tener cuatro millones.

Explicó que el Distrito Nacional perdió jerarquía en la actualidad, pues pasó de tener una unidad política que era dirigida por un solo alcalde, a ser una ciudad de cuatro millones de habitantes donde cohabitan 10 municipios.

El Gran Santo Domingo debe incluir a los municipios de San Cristóbal, de Haina y Guayacanes. Si se fuera a elaborar nuevos planes, tendría que tomar este inmenso conglomerado urbano que representa a la ciudad, argumentó.

Sobre las inundaciones

El arquitecto precisó que existe un plan que incluye al Gran Santo Domingo para la solución del alcantarillado sanitario y el drenaje pluvial de la ciudad, el cual se inició en el año 2010, que se supone que se planificó para 30 años.

Expuso que el costo de ese plan cuando se anunció era de US$ 600 millones, y se tomaría 30 años resolverlo; incluía la continuidad del sistema de drenaje sanitario existente en la ciudad de Santo Domingo.

Aseveró que Santo Domingo cuenta con drenaje sanitario en los sectores más tradicionales como Villa Francisca, Villa Juana, Ciudad Colonial, Gazcue, entre otros, al señalar que las demarcaciones donde vive la clase alta en el denominado polígono central, no posee este tipo de servicio.

Señaló que si se elabora un plano sobre la cobertura sanitaria y pluvial de la ciudad, se estaría dibujando la ciudad del 1960, es decir, la zona donde están ubicados los sectores de Naco, Miraflores y Piantini, los cuales rodearon esa instalación, por lo que esas urbanizaciones no fueron planificadas para alta densidades.