Verón un paraíso turístico invadido y arrabalizado por masiva inmigración haitiana

A las 5:00 de la tarde, la calle Respaldo España, de Friusa, acoge los pasos presurosos de cientos de personas. Muchos de ellos llevan consigo alguna herramienta que los delata como trabajadores de la construcción. Casi todos son haitianos.

“Es que aquí hay siete haitianos por cada dominicano”, comenta Pedro González, quien reside en el lugar.

Entre los caminantes va Luis Pérez, de nacionalidad haitiana. Llegó hace 16 años a Verón atraído por la idea de mucho trabajo. Trabaja construcción. Lo que gana apenas le alcanza para mantenerse y mandar algo de dinero a su familia que vive en Barahona, así que se unió a un amigo para alquilar una pequeña vivienda. Entre ambos pagan RD$4,000 mensual.

También ver  Migración haitiana continúa siendo el gran dolor de cabeza de la República Dominicana

En el sector Kosovo, Bernardo Guerrero también se queja de la gran cantidad de inmigrantes haitianos. “Esta es una zona de sobrevivencia. Aquí viven inmigrantes que vinieron a trabajar en la construcción y se fueron quedando, luego trajeron a su familia”, comenta.

La Junta Municipal estima que 25,000 haitianos viven en Verón Punta Cana.

También ver  Pedernalenses: "somos un pueblo feliz desde que se fueron los Haitianos"

La presencia de haitianos, muchos ilegales, preocupa a los hoteleros del Este que en marzo pasado pidieron la intervención de las autoridades de Migración.

“No he sentido que se haya hecho nada importante”, comenta Santos, presidente de Asonahores. Niega que la industria hotelera sea responsable de esa migración, aunque la atraiga. “El sector turístico formal no emplea ilegales y eso empuja a muchos a la informalidad que se ve en las calles”, sostiene.

Mientras remueve fichas de dominó en el patio de un colmado en La Cristinita, Jorge Moreta también habla de la presencia de haitianos, aunque a él no le afecta. Tiene doce viviendas para alquilar, siete de ellas rentadas a ciudadanos de Haití, incluida la de Lafalaise.