América Latina y el Caribe: Efectos del Libre comercio en la manufactura. Por Julio Díaz

Compartir

Escrito por: Julio E. Diaz Sosa, Licenciado en Economía y Finanzas en el Rochester Institute of Technology con un Master en Economía Aplicada en la Johns Hopkins University

Los acuerdos de libre de comercio son considerados por mucho la principal razón de la pérdida de empleos en el sector manufacturero en los Estados Unidos. Desde la puesta en vigencia el 1 de enero de 1994 del acuerdo comercial entre los Estados Unidos, México y Canadá (NAFTA), por sus siglas en inglés. El sector manufacturero como porcentaje del PIB ha venido cayendo no sólo en los Estados Unidos, sino también en gran parte de la región latinoamericana. Por ejemplo, en el año 1994 el sector manufacturero en la región de América Latina y el Caribe (excluyendo los países de altos ingresos), representaba un 21% del PIB de la región, y en el año 2015 pasó a ser un 14% del PIB regional, estos datos son ofrecidos por el Banco Mundial.

Sin embargo, esta tendencia ha sido revertida de manera leve en el caso de México, ya que el sector manufacturero tenía una participación en el PIB de un 17% en 1994 y en el 2015 es del 18% del PIB. Este pequeño incremento en la participación del sector manufacturero en el PIB de México, se debe a un incremento de la demanda por productos debido al acceso a nuevos mercados, en este caso los altos estándares de calidad de los consumidores estadounidenses han obligado a los industriales mexicanos a mejorar la calidad de sus productos y a la diversificación de los mismos. Según Luis de la Calle, un economista mexicano que fue miembro del equipo negociador de México para el acuerdo de libre comercio NAFTA, dijo en una entrevista realizada por la cadena británica BBC, que antes de la implementación de NAFTA el país sólo contaba con tres productores de equipos de televisión y sus productos eran de pésima calidad. Sin embargo, hoy en día México es el mayor productor de equipos de televisión en el mundo, según apunta La Calle. Los productos televisivos que exporta México hoy son de gran calidad y alto valor agregado, muy diferente a cuando México era un mercado proteccionista, aseveró el economista.

 Fuente: Elaboración propia (utilizando datos del Banco Mundial)

La automatización y la inteligencia artificial han jugado rol determinante en la diversificación del sector manufacturero no sólo en los Estados Unidos, también en la región latinoamericana, especialmente países que son potencias en este sector como es el caso de Argentina, Brasil y México, que no solo producen productos textiles, sino productos tecnológicos de alto valor agregado. No obstante, estos países producen más y productos de alta calidad, la participación del sector manufacturero como porcentaje del PIB ha disminuido en estos países. En 1995 el sector manufacturero representaba el 19% del PIB de Argentina, en el 2015 esa cifra se redujo a un 17%. En el caso de Brasil la situación es aún más preocupante, la participación del sector manufacturero pasó de un 19% del PIB en 1995 a un 11% en el 2015. En los Estados Unidos, el sector manufacturero pasó de un 17% del PIB en 1997 a tan sólo un 12% en el 2014. Dado este escenario, muchos podrían pensar que este proceso de contracción del sector manufacturero que ha experimentado los Estados Unidos y algunos países de la región se debe a la falta de productividad, lo cual no es el caso.  De acuerdo con una encuesta llevada a cabo por la firma de consultoría Deloitte a ejecutivos globales en el sector manufacturero, dicha encuesta arrojó que los Estados Unidos va a superar a China como el país más competitivo en la industria manufacturera para el año 2020, en la actualidad Estados Unidos se encuentra en el segundo lugar.

Los Estados Unidos alcanzarán tal nivel de competitividad en el sector manufacturero, fruto de una reducción de los costos laborales y un incremento de la productividad debido a la automatización y la inteligencia artificial. Este proceso ha destruido trabajos de manufactura tradicionales, mientras que la inteligencia artificial incrementará la eficiencia en la industria manufacturera reduciendo el número de trabajadores, y por consiguiente, reducirá los costos laborales.

 La llegada de la automatización y la inteligencia artificial traerá consigo cambios tecnológicos radicales al sector manufacturero en los próximos años y décadas, lo cual se traducirá en un incremento del desempleo estructural. Desde el año 1979, cuando el sector manufacturero alcanzó su punto más alto en el nivel de empleos en los Estados Unidos, este sector ha perdido poco más de 7 millones de empleos. Sin embargo, la producción manufacturera más que se ha duplicado durante dicho período a 1.91 trillones de dólares, según cifras ofrecidas por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, que utilizan el año 2009 para realizar el ajuste por la inflación. Recientemente un estudio publicado por Ball State University muestra que la automatización de las fábricas estadounidenses tiene un mayor impacto en la pérdida de empleos en este sector que el comercio internacional. Esta investigación establece que el comercio internacional tan solo responsable en un 12% de las pérdidas de empleos en el sector manufacturero, mientras que la automatización es responsable del 88% de dichas pérdidas. Este escenario muestra que los Estados Unidos están produciendo más bienes manufactureros con menos trabajadores. Según Howard Shatz, un economista senior de Rand Corporation dice que General Motors tan solo emplea un tercio de los 600,000 empleados que tenía en la década de los 70, y su producción de automóviles están en cifras record en la actualidad. Adicionalmente, los Estados Unidos han perdido 265,000 puestos de trabajo en la producción de metales primarios desde 1997, esto representa una caída del 42% de esos empleos. Sin embargo, la producción de ese sector ha aumentado en un 38% desde dicho año.

 Mi conclusión: Estamos viviendo la era de la Cuarta Revolución industrial, donde el progreso en la automatización y la inteligencia artificial son inevitables, pero es socialmente destructivo para la clase obrera y la humanidad, en términos de bienestar social y de empleomanía. Esta es la razón por la cual el populismo de derecha y la desigualdad social están aumentando en el hemisferio occidental. Es por ello que la globalización debe adoptar el Estado de Bienestar como red de protección, porque de lo contrario el orden mundial establecido y la supervivencia de la raza humana desaparecerán de la faz de la tierra tal como lo conocemos hoy.

Referencias:

http://www.bbc.com/news/business-38507482

http://bigstory.ap.org/article/265cd8fb02fb44a69cf0eaa2063e11d9/mexico-taking-us-factory-jobs-blame-robots-instead