El Chapeo se ha institucionalizado. Por Girandys Vasquez

Advertí rápidamente que la discriminación y el atropello a mi persona atendía simplemente al hecho de que el chapeo se ha institucionalizado.
¿Y qué no será el gobierno dominicano sino una prostituta simulada?

Esa legión porcina, con la masa cerebral atestada de tanta grasa que no permite el paso del flujo democrático y dinámico de la idea, encarna a una Chapeadora andrógina, en un retrato abstracto se dibuja la carencia de instrucción, de contenido, el plagio, la ausencia de ética, de carácter, para configurar una masa amorfa e inútil, que justifica su éxito de acuerdo al engrosamiento de su cuenta bancaria, (su crecimiento económico), no importa que este provenga del servilismo, de sumisión ante el poder económico, del entreguismo.

Síguenos en Twitter @loquesucedecom

Como chapeadora taimada te vende un placer fingido, un allante, te ofrece guaracha pa’ tu fiesta, pica pollo rancio y refrito, promesas de alquiler, para una vez logrado el objetivo, nada de lo ofrecido. Pero increíblemente esta injuriante chapeadora institucionalizada con artilugios ideados en el corral del pantano, mediante el dispendio del sacrificio recaudado por la vaca estatal, se inserta y justifica en la mente de los picapollenses y esta cuán turba reaccionaria e impulsiva arremeten con furia y criterio terciario de la era cenozoica en contra de todo el que se oponga a dejarse chapear e insultar su inteligencia de esta materia amorfa incompetente.

Síguenos en Facebook @loquesucederd

Debido al contubernio que esta mantiene con el mercado llegas a un punto en el cual discriminas su género, pero viene a ser que da igual, no importa, porque te emplean la misma hermenéutica sea hombre o mujer, la misma retórica barata y demagógica, te embullan tanto los sentidos que te exaltas más por los sobornos o sobre evaluaciones de obras que del mantenimiento diario de su existencia, y es que como insulta el despilfarro de su expresión de libertad, su ordeño defectuoso nos cuesta, 500 mil pesos al mes, jeepetas tahoe, trajes Pret a Porte que no contienen su grasienta figura al límite del botón, sus viáticos, su dieta pútrida, uff…

Al llegar a este punto ya nada de esto importa, para los picapollenses mi entrepierna está lo suficientemente resentida, ansiosa de un falo que libere mi estrés, que justifique mi existencia, y me quite la envidia, con la finalidad de que no se intente con decoro, educación, y crítica, demostrar que el chapeo es un crimen vil y descarado por el cual el estado te despoja de tus oportunidades.

Síguenos en Instagram @loquesucede

A estas alturas el chapeo constitucional ya habrá realizado un tour mediático para promover su ideología, ridiculizando y relegando al olvido a los pariguayos, ya que en cierto modo es verdad, te has dejado chapear del estado a voluntad.

«Dormía y soñé que la vida era belleza; desperté y advertí que es deber». Inmanuel Kant ❤️

Nota: Inspiración surgida de la depresión provocada por los insultos proferidos por los patriotas, defensores de su producto nacional. Las chapis

Articulo anterior

Misiva pública a las chapeadoras dominicanas