OPINIÓN: China está pagando la Guerra Comercial de Trump. Por Julio Díaz Sosa

Compartir

Durante la semana que recién concluye, estaba leyendo un estudio realizado por la red de investigadores de la Unión Europea, llamada EconPol Europe. Este estudio confirma nuestra tesis que sustentamos de desde hace un tiempo de que China está pagando la mayor parte de la Guerra comercial contra los Estados Unidos. En días pasados el presidente Donald Trump realizó una aseveración en esa misma dirección y fue objeto de duras críticas por parte de los medios de comunicación contrarios a su administración.

De acuerdo con datos arrojados por este estudio, las compañías y los consumidores estadounidenses sólo pagarán un 4.5% más después de la imposición de los aranceles del 25% equivalente a un monto de 250 mil millones de dólares en bienes chinos, y el otro 20.5% recaerá sobre los productores chinos. Dado este escenario, el Gobierno chino se verá más dispuesto a tratar de lograr un acuerdo lo antes posible con el presidente Trump para evitar continuar con el derrame que viene sufriendo en el comercio exterior.

Este mismo estudio indica que el presidente estadounidense Donald Trump se encamina a lograr su objetivo de reducir las importaciones estadounidenses de productos chinos afectados en más de un tercio por los aranceles, por lo que ayudaría a reducir el déficit comercial bilateral en un 17%. De acuerdo con la investigación esto se debe a que la administración del presidente Trump seleccionó los productos con la mayor elasticidad. Antes que todo vamos a definir qué quiere decir la elasticidad de la demanda, la elasticidad de la demanda fue un concepto introducido por el economista inglés Alfred Marshall, el cual mide la variación relativa o porcentual que experimenta la cantidad demandada como consecuencia de una variación en el precio, mejor dicho, mide con que reacción responden los consumidores a un cambio de precio.

La elasticidad de la demanda se manifiesta con relación al precio y a la oferta, pero en este artículo la utilizaré con relación al precio. Cuando la elasticidad de la demanda es menor a 1, se considera elástica, es decir que los consumidores son más sensibles al cambio de precio. Cuando la elasticidad de la demanda es mayor que 1 se considera que es inelástica, es decir que los consumidores son menos sensibles al cambio de precio. Existen muchos factores que inciden en la elasticidad de la demanda, como los bienes sustitutos, proporción de los ingresos de los consumidores, los gustos y preferencias del consumidor, etc.

Según este estudio los productos afectados por los aranceles estadounidenses tienen una alta elasticidad de precios, o en efecto, existen una gran disponibilidad de bienes sustitutos, lo que facilita que esos productos gravados por los aranceles sean sustituidos de una forma fácil, empujando a los exportadores a cortar el precio para mantener a su nicho de consumidores.

Según los investigadores, a través de su elección estratégica de productos chinos, el Gobierno de los EE. UU. No sólo ha minimizado los efectos negativos en los consumidores y las empresas de los EE. UU., Sino también ha podido crear importantes ganancias netas de bienestar en los Estados Unidos. Se espera que los Estados Unidos aumente los aranceles sobre el mayor tramo de bienes equivalentes a 200 mil millones de dólares al 25% desde el 10% actual, a partir del 1 de enero. Como represalia, China aplicó aranceles por un valor de 110 mil millones dólares de importaciones claves de productos estadounidenses que entre ellos incluyen la soya. Sin embargo, con los costos económicos de estas medidas transferidos a China, los impuestos implementados por los Estados Unidos llevaran a una ganancia neta de 18.4 mil millones de dólares para el Gobierno estadounidense de acuerdo con el mismo estudio.

En otro tenor, vale la pena destacar que el mismo estudio señala que a medida que la Guerra comercial se intensifica, es posible que el Gobierno estadounidense no pueda restringir su selección a productos con altas elasticidades de importación, y que ese bienestar que experimenta los Estados Unidos en la actualidad fruto de esas medidas arancelarias podría disiparse, a medida que los aranceles recaiga sobre los consumidores estadounidenses.

A nuestro entender el presidente estadounidense Donald Trump se encuentra en una posición envidiable de cara a su encuentro con el presidente chino Xi Jinping, para de estar forma lograr un acuerdo de libre comercio justo para el pueblo estadounidense para de esa forma anotarse una victoria contundente en contra el globalismo transnacional.