OPINIÓN: Evitemos una guerra civil en Venezuela. Por Miguel Espaillat

1-La colectividad que me lee, desde hace tiempo conoce mi posición frente al gobierno de Maduro y ante el imperio que quiere desbancarlo. Al respecto, y para ilustración de mis lectores, transcribo algunos párrafos de mi articulo “La cúpula del PRM, yerra frente a la Constituyente venezolana”, publicado en fecha 4/8/2017 por el periódico digital almomento.net y en otros diarios cibernéticos.

2-Dicho artículo inicia así: Sorpresa e indignación me ha causado el llamado a desconocer la ‘” Constituyente Venezolana”, por parte de algunos miembros de la cúpula dirigencial del PRM. Para peor, lo hacen instando al gobierno de Danilo Medina a que también haga lo mismo. Con esa infeliz y unilateral decisión hemos dejado de ser un partido revolucionario y moderno, para convertirnos en un partido más del montón, uno más de los tantos tradicionales que ya existen en nuestra República Dominicana y en los demás países latinoamericanos alineados con los imperios que solo quieren relaciones de saqueo y abusos contra nuestras naciones. Con esta decisión, somos un partido Reformista más, un Partido Quisqueyano Demócrata (PQD) más, incluso uno más como el partido de Amable Aristy Castro o uno liderado por Zorrilla Ozuna o por Luis Acosta Moreta “El Gallo”, o una Fuerza Nacional Progresista de los Vincho. Ya en nada nos diferenciamos de ellos, consiguientemente, no respondemos a lo de revolucionario y moderno de nuestras siglas.

3-Con su propuesta, la dirección del PRM se suma y confabula con lo retrógrada derecha latinoamericana y con el intervencionismo de los Estados Unidos, los imperios europeos, la OTAN, y las naciones colonizadas reunidas en OEA, organización ésta de tan triste recordación para el pueblo dominicano porque apoyó el nefasto golpe de estado contra Juan Bosch. Con esta decisión, el PRM reniega del papel histórico que vienen jugando y que deben seguir protagonizando las fuerzas democráticas y revolucionarias de la República Dominicana y de todo el continente latinoamericano, además, con esta posición el PRM se desdice de su afirmación, de que es un Partido Revolucionario y Moderno.

4-También, con esta propuesta el PRM cierra fila con muchos sicarios de la democracia como son los actuales presidentes derechistas y neoliberales que conforman el Grupo Lima y con personajes de otros continentes que responden a las políticas imperialistas al servicio del capital, no de los pueblos.

5-Venezuela está padeciendo los rigores de una severa y peligrosa situación política, social y económica, provocada por malévolas acciones imperialistas encabezadas por las élitesestadounidenses, que en una primera fase tienen por objetivo derrocar al presidente Nicolás Maduro, para luego, en una segunda fase, continuar con la destrucción de los restantes Estados Nacionales que conforman el bloque de los países latinoamericanos. Desgraciadamente, los gobernantes y oligarquías lacayas alineadas con el imperio, están pasando por alto, que se están prestando para las jugadas infames de los neoimperialismos (el estadounidense y europeos). En su obtusión, ellos desconocen que están amolando cuchillos para sus gargantas.

6- En sus embates contra Nicolás Maduro, el imperio plantea que solo persigue restaurar la democracia y la libertad en Venezuela, lo que no es cierto, pues si realmente quisieran la paz para ese país, jamás lo bloquearían para causar desabastecimiento y el colapso de su economía, ni estimularían la confrontación entre chavistas y opositores, sino, que llamarían al entendimiento, pero, al contrario, cada día refuerzan el bloqueo e incitan las disputas y encienden las pasiones, porque precisamente lo que quieren es ocasionar sufrimientos al pueblo venezolano para que flaquee y claudique, o llevarlo a una guerra civil donde haya un baño de sangre entre los hermanos venezolanos, o que se mantenga entre ellos un conflicto permanente en tiempo y espacio para poder llevar a cabo la propuesta de destrucción del Estado-Nación venezolano.

7- Una prueba contundente de que el imperio no quiere la paz para Venezuela, lo constituye el hecho, de que cuando chavistas y opositores llevaban a cabo en nuestra República Dominicana negociaciones para un entendimiento, cuando ya ambos bandos habían llegado a un acuerdo, al momento de firmarlo, una llamada telefónica desde Washington ordenó no hacerlo, lo que confirma claramente, que el imperio no quiere negociaciones, que no quiere la paz para Venezuela, sino que se mantenga la confrontación y conflictos entre los hermanos venezolanos de mamera permanente en tiempo y espacio.

¿En que se apoya mi tesis precedente?

8- Es de general conocimiento, que el chavismo siempre ha superado numéricamente a la oposición, por esa razón ha ganado más de veinte elecciones, pero supongamos que el chavismo por causa del desgaste, esté en cuanto a las masas, a la par con la oposición, entonces, dado que son dos fuerzas – digamos iguales – si los opositores llegan al poder de la manera violenta como pretenden el imperio y las confabuladas oligarquías latinoamericanas, ¿pensarán los opositores, que ya en el poder, gobernaran en paz, porque los chavistas no van a salir a las calles a protestar tal como ellos lo hacían cuando eran oposición? La respuesta se cae de la mata; porque si oposición llegase a ser gobierno de manera violenta y anticonstitucional, para mantenerse en el poder tendría que causar un genocidio de chavistas, la cual sería apoyada por los imperios, tal como apoyaron la matanza de unos cinco mil venezolanos cuando el Caracazo en 1989. En este supuesto escenario, la violencia y los conflictos no se detendrían, y Venezuela vendrá a ser tierra de nadie, entonces, con ese caos, el imperio habrá logrado sus propósitos de destruir la unidad y consolidación del pueblo venezolano para definitivamente destruirlo como Estado-Nación.

Thierry Meyssan revela los infames planes del imperio contra América Latina.

9-De estos planes imperialistas contra América Latina, el intelectual francés Thierry Meyssan presidente-fundador de la Red Voltaire, en una serie de artículos revela lo siguiente: A raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el entonces secretario de Defensa ‎estadounidense, Donald Rumsfeld, creó una Oficina de Transformación de la Fuerza (Office of ‎Force Transformation) y designó al almirante Arthur Cebrowski para dirigirla. El almirante y ‎su Oficina tendrían como misión adaptar las fuerzas armadas de Estados Unidos a la nueva ‎misión en tiempos de globalización financiera. Se trata de cambiar la cultura militar ‎estadounidense para emprender la destrucción de las estructuras de los Estados en los países de ‎las regiones no conectadas a la economía globalizada. ‎

10-Para apoyar esa misión – escribe Thierry Meyssan –se creó el plan del SouthCom (que los ‎latinoamericanos designan como el “Comando Sur” estadounidense) destinado a provocar una ‎guerra entre naciones latinoamericanas para destruir los Estados en todos los países de la ‎llamada «Cuenca del Caribe». Este plan ya está en marcha teniendo como primer objetivo a Venezuela. En esa guerra participarían Brasil ‎‎(con apoyo de Israel), Colombia (aliada de Estados Unidos) y Guyana (o sea, el Reino Unido). ‎Vendrían después agresiones militares contra Cuba y Nicaragua, los dos países que completan la ‎‎«troika de la tiranía», según el consejero estadounidense de seguridad nacional John Bolton.‎

‎11-El plan, que exige alrededor de 10 años, prevé la destrucción de una veintena de países insulares o con costas en el Mar Caribe, ‎exceptuando sólo Colombia y México, y de ser posible, algunos territorios británicos, franceses y holandeses en esa región. ‎

12-La implementación de estas guerras y su coordinación entre el equipo del presidente de Colombia, Iván Duque, y el ‎equipo del vicepresidente brasileño y los demás países del Grupo Lima, está a cargo de John Bolton, Consejero de Seguridad Nacional estadounidense.

14- Hoy,–continua expresando Thierry Meyssan — como producto de esta política imperialista Venezuela está profundamente divida en dos facciones antagónicas a muerte, antagonismo que ha sido alimentados a propósito por el imperio usando sus gigantescos medios de comunicación, para crear las condiciones que lleven a una matanza entre hermanos venezolanos, tal como sucedió en la desintegración y fragmentación de Yugoeslavia, y en Ruanda para llevar a ese país africano a una guerra étnica donde fueron asesinados a machetazos en menos de un mes más de un millón de personas de la etnia tutsi, por parte de la etnia hutu.

15-Es posible –dice Thierry Meyssan — que Juan Guaidó crea realmente que puede resolver la crisis y servir a su país ‎autoproclamándose presidente interino. En realidad, es lo contrario. Su autoproclamación creará ‎una situación que será asimilada a una guerra civil. Guaidó, o sus sucesores, pedirán ayuda a ‎Brasil, Guyana y Colombia, que desplegarán fuerzas “de paz” con apoyo de Israel, Reino Unido ‎y Estados Unidos. La violencia continuará hasta que ciudades enteras estén en ruinas. ‎

16- No importa que el gobierno de Venezuela sea bolivariano o liberal, que sus relaciones con ‎Estados Unidos sean buenas o no. El objetivo no es lograr un “cambio de régimen” sino debilitar ‎el Estado lo más posible. Ese proceso comienza en Venezuela, pero se extenderá de inmediato ‎a otros países de la región, como Nicaragua, hasta que no quede verdadero poder político en el ‎conjunto de esa región. ‎

17- Esta situación –finaliza argumentando Thierry Meyssan — es muy clara para numerosos árabes, cuyos países ya cayeron en esa trampa. ‎Pero, por el momento, los latinoamericanos no parecen verla con claridad. ‎ Por supuesto, también es posible que los venezolanos tomen conciencia de la manipulación, y en consecuencia dejen ‎de lado sus divisiones y salven el país. ‎

Conclusión

Con la presente entrega, hemos expuesto los planes del imperio estadounidense y sus cómplices tendientes a llevar a Venezuela a una guerra civil para destruirla como Estado-Nación, para luego seguir con los demás Estados latinoamericanos, con el objetivo de consolidar el nuevo orden mundial concebido por los “amos y policías del mundo”. Entonces, para detener esta ignominia, es necesario que pongamos nuestro mayor en empeño en evitar la programada guerra civil del imperio en Venezuela. Para trabajar con decisión y convicción en esta meta, solo tenemos que razonar que las muertes (aunque sean por millones) para los imperios solo serán efectos colaterales. Ejemplos de esas experiencias nos las brindan, Japón, Vietnam, Corea, Filipinas, Checoslovaquia, Chile, El Plan Cóndor, República Dominicana, Irak, Libia, Siria, Afganistán, etc. Las guerras imperialistas desatadas contra esos países, confirman la tesis, que los imperios y su capitalismo no tienen amigos, sino intereses. Ante tantas evidencias, hagamos todo lo posible, para que evitemos la planificada guerra civil en Venezuela. No seamos parte de esa perversidad, que de darse ocasionara la muerte de miles de nuestros hermanos venezolanos y la subsiguiente destrucción planificada de los restantes Estados latinoamericanos.

Posdata

A-El PRM es un partido con diversidad ideológica, por tal razón mi voz es lícita y valedera dentro de este partido; por tal principio asumo mi derecho al disentimiento y por ello señalo que ciertos miembros la cúpula del PRM han cometido un error garrafal con sumarse a los poderes nacionales e internacionales que desconocen la legitimidad del gobierno venezolano presidido por Nicolás Maduro. Este desconocimiento solo busca ahondar un conflicto que genere una guerra civil en ese gran y hermoso país andino.

B-Pero además señalo, que este error del PRM puede repercutir negativamente en las alianzas que son necesarias para sacar al PLD del poder, dado el disgusto que el susodicho desconocimiento ha generado entre los posibles aliados, cosa que puede traducirse en negarle el apoyo que nuestro PRM necesita para ganar el poder con las elecciones a celebrarse en mayo de 2020.

C-No obstante, errar y enmendar es de humanos, por lo que yo espero la pronta rectificación del PRM, en cuanto al punto que nos ocupa para que evitemos una derrota más, producto de las contradicciones con el pueblo que nos apoya, y con las fuerzas que necesitamos de aliadas para ir a las elecciones de mayo del 2020 y triunfar.

D-Si el PRM quiere defender la democracia de Venezuela y de todos los países latinoamericanos, que le enrostre al imperio su participación en la destitución de Fernando Lugo en Paraguay (2012), de Dilma Rousseff en Brasil (2016) y el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en Honduras (2009); y que cuestionen por qué el imperio se ha hecho el chivo loco, ante el fraude de Danilo Medina en República Dominicana y de Juan Orlando Hernández en Honduras; pero también, que le exijan al imperio que abandonen el bloqueo y la guerra económica y financiera que tienen contra Venezuela, que son los motivos de la escases que ha sumido a ese pueblo hermano en el sufrimiento y desesperación.

E- También, le pido a los dirigentes anti-Maduro del PRM, que están pidiendo a gritos que el imperio intervenga en Venezuela para restablecer la democracia, libertad y prosperidad de ese país, que le pregunten a Trump, si esa democracia, libertad y prosperidad serán las mismas que han llevado a Irak, Afganistán, Siria, Libia, y que una vez llevaron a Haití y la República Dominicana. También deben preguntarle al imperio, ¿por qué no han declarado dictador al presidente de Honduras Juan Orlando Hernández, dado que este se quedó en el poder mediante un fraude descomunal. Que también pregunten al imperio, las razones, por las cuales no rompen relaciones con la dictadura de Arabia Saudita y con el cruel y ladrón dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang. Que le pregunten a Trump, ¿por qué esa preocupación enorme por Venezuela?, mientras se mantienen indiferentes ante la tragedia de Haití, un pueblo que muere de hambre, que come tierra, frente a la vista de águila del imperio. Pero también, que ese mismo Trump nos explique, por qué deja y apoya, que Israel masacre a Palestina. Que le pregunten a Trump, que poderes y atributos divinos y jurídicos terrenales, le permiten arrogarse el derecho de nombrar medalaganariamente a un presidente para Venezuela.

D- Que también los perremeistas anti-Maduro se pregunten a sí mismos: ¿Cómo es posible que gobiernos producto de un grandísimo fraude electoral, como son el de Danilo Medina y del hondureño Juan Orlando Hernández, hoy estén desconociendo el gobierno de Nicolás Maduro, alegando que es ilegitimo, por qué según ellos, es producto de un gran fraude electoral? ¿no es esto hipocresía, cinismo y de doble moral?

E- Finalmente, yo invito a los perremeistas anti-Maduro y a las otras militancias políticas también defenestradores de Maduro, a que hagan una reflexión profunda, donde ya con un grado de iluminación, se pregunten a sí mismos, ¿es honesto coincidir y unirse con poderes injustos, codiciosos y abusivos, tan solo por conveniencia y oportunismo coyuntural del momento, para obrar contra quien tiene un mandato legitimo de su pueblo?

F- Para mí, esta sumisión tiene una agravante con rasgos de traición, de inconciencia e irresponsabilidad, pues la hacen sin que les importe que sus posiciones pueden conducir a que corran ríos de sangre de nuestros hermanos venezolanos, y más, cuando ese presidente a derrocar ha beneficiado en mucho a nuestra economía. Ese abyecto rol, no le cuadra a quienes dicen ser revolucionarios y modernos. ¿Estamos? ¿Se entiende?

¡Que Dios todopoderoso, y la virgen de la Altagracia, nos agarre confesados!

¡Su Señoría, no mas exposiciones!

Con profunda preocupación y dolor…

Miguel Espaillat Grullón

Enlace para encontrar los artículos del intelectual francés, Thierry Meyssan.

La terrible destrucción que se planea ‎para la «Cuenca del Caribe»‎

https://www.voltairenet.org/article204642.html

Estados Unidos prepara una guerra entre ‎latinoamericanos‎

https://www.voltairenet.org/article204405.html

Lo que realmente se definía en la elección presidencial de Venezuela

https://www.voltairenet.org/article201287.html

Recolonización

https://www.voltairenet.org/article204733.html

Estados Unidos crea condiciones para ‎invadir Venezuela

https://www.voltairenet.org/article204856.html