OPINION: Sangre nueva de ultramar, al congreso nacional. Por Tamayo Tejada

Por tercera vez, serán elegidos los diputados de ultramar, que representarán a la comunidad dominicana en el exterior, aunque parezca atrevido lo que voy a afirmar, el pobre desempeño hasta ahora demostrado por los que han tenido el honor y la gran oportunidad de servirnos, ha despertado la tesis de que esta conquista constitucional debería desaparecer.

Es de público conocimiento el comportamiento legislativo de los diputados del exterior, existe la percepción de que es inexistente o pírrico su aporte y que es casi un desperdicio el mantenimiento de esos curules .

Las modificaciones constitucionales en nuestro país son frecuentes, y no es descabellado pensar que de continuar siendo percibida la inutilidad de la representación de los domicanos en el exterior, esta conquista podria ser expulsada de la carta magna.

En consecuencia, se presenta la tercera oportunidad de llevar al congreso de la República a hombres y mujeres que representen realmente la diáspora, no solo que asuman con honestidad el compromiso, sino que tengan la capacidad, la pulcritud, la calificación y sobre todo la convicción y el entendimiento para saber cual es su función como legislador, saber cuales son las necesidades comprobadas de la diáspora , no personas que no tengan la menor idea de sus funciones, que toman la posición como una simple canonjía que le permite viajar y ostentar un status que ni tienen , ni merecen, llegó la hora de llevar genuinidad al congreso, llevar pura y verdadera SANGRE NUEVA.

La circunscripción número uno de ultramar, (USA y CANADA) tiene múltiples aspirantes , se ha desatado una especie de fiebre legislative, la mayoría de ellos (a) cree que ser legislador es una simpleza, que poco importa tener méritos, que más importante es tener dinero, que es una inversión, casi una empresa, que los beneficios económicos son tan atractivos que vale la pena una pequeña inversión, que lo único que hay que hacer es vender una cuantas promesas, que ni siquiera es necesario estar alfabetizado o hablar mínimamente aceptable el idioma de Cervantes.

Pero hay buenas noticias para la circunscripción #1, los efectos de la salida del PLD de Leonel Fernández, quiérase o no, ha despejado en este aspecto la futura representación peledeista en el congreso, las contradicciones internas del partido, afortunadamente, han desaparecido se respire un clima de concordia, unidad y de sentido común, ya no hay distracciones lacerantes que no permiten un enfoque desapasionado, ahora se puede mirar y catalogar en su justa imparcialidad a cada aspirante.

Los que hasta ahora han manifestado sus deseos, ejercen un inalienable derecho , algunos han sucumbido previamente, pero conservan sus derechos y lo exigen con dignidad. Los tiempos, sin embargo cambiaron: Estamos en la perentoria obligación llevar lo mejor de lo mejor.
En nuestra humilde opinión quien posee las más completas condiciones es el ingeniero MIGUEL SURIEL, en términos políticos tiene más de dos décadas militando en el PLD, ocupando internamente destacadas posiciones, en el 2004 coordinador de la juventud peledeista, 2008 coordinador de los profesionales, 212 coordinador del sector externo, en 2012 co-fundador del Proyecto presidencial Danilo Medina 2012 (PPD), desarrollando amplias actividades de carácter , social, y comunitario, en términos profesionales es graduado de ingeniero civil en la RD, y en los estados unidos, siendo miembro activo de la asociación americana de ingenieros civiles.

Oír sus propuestas es reconfortante, estamos frente a un hombre humilde , poseedor de un pragmatismo político interesante, conocedor de las funciones legislativas, testigo ocular de todas y cada una de las necesidades de los dominicanos de su circunscripción y de cuáles de las mismas pueden ser satisfechas o paliadas por el estado dominicano desde el estamento legislativo. El partido de la Liberación dominicana en todas sus instancias debe escuchar con atención a Suriel, estamos frente a un hombre sin mácula, probo, solidario , honesto, conciliador, altamente calificado y definitivamente “sangre nueva”