OPINION: Señor Antonio Peña Mirabal. Por Noé Vásquez

“En la Fragua de la Escuela nuestra Patria fue Forjada”

Hoy sin embargo, para nuestro asombro,  parece ser,  que desde las  fraguas de  nuestras aulas, se perfile la futura destrucción de esta  patria-nación dominicana ,  que alguna vez soñarían Duarte, Sánchez, Mella, Luperón, Salome, Pedro Henríquez, Max , Ercilia, Trina y Américo Lugo.

La Redaccion  de una ordenanza desnaturalizadora de nuestro origen y costumbres , nombrada ahora “Política de Genero”, para cubrir lo que a todas luces es una inspiración de la  degenerada “Ideología de Género”,  plantea un resquebramiento de los conceptos dirigidos a la promocion de la salud emocional de los niños y niñas de nuestra nación,  la conservaduría de la familia, y el equilibrio de una sociedad amparada en las bases estructurales y conceptuales de la cultura occidental,  marcadamente matizada por la moral del Judeo-Cristiana y el Helenismo.

“EL calor de Tu Enseñanza le Infundio Vida Sagrada”.

Todos los preceptos orbitantes que giran en torno al concepto de perfilacion y personalización de nuestra nación, están siendo mancillados y degenerados por usted,  desde el organismo que debería más bien cuidar, promover, y salvaguardar, todo el arsenal  del ideario filosófico, cultural y espiritual,  que ha ofrecido históricamente  una plataforma solida de identidad para el conglomerado social que matiza y caracteriza al pueblo dominicano.

“Fue la Catedra Primera de Moral y Civismo”.

Ahora desligada de los conceptos de moral y cívica,  también se pretende infundir una falsa libertad a los vástagos de la nación, promoviendo conductas impropias a los roles equilibradamente formulados por la genética durante el transcurso de la historia. Amparados en un discurso fatuo y contradictorio,  más que promover la aceptación de la diversidad, pretende  desnaturalizar el fortalecimiento de la identidad del individuo. Busca usted desde ese ministerio, destruir la plataforma que sustenta la identidad Biológica y Genética de nuestros niños.

“Fuerza era que el Maestro prepara la Conciencia,  donde habría de Renacer, la Soñada Independencia”.

Ademas de haber cedido el 40 % de nuestros pupitres al pueblo de Haiti, trastocando todo el sentido que nos consolido como nación. Enfila usted esta desgracia,  junto a las acciones de un gobierno traidor y una sarta de Mercenarios, ‘Hijos diabolicos de Esaú”, capaces de vender nuestra primogenitura   por  el “plato de lentejas”,  de  los financiamientos de  organismos internacionales. Ustedes están vendiendo el más noble legado que obtuvimos como herencia a travez de nuestras luchas históricas por coronarnos con el orlado listón que versa  en nuestro Emblema Nacional  “Dios Patria y Libertad”.

“Junto al Padre de la Patria, La figura del Maestro, en la Escuela se te Honra”.

Pero usted Lic. Antonio Peña Mirabal, ni honra la figura de Nuestro patricio Juan Pablo Duarte, como tampoco respeta el concepto de la Escuela, y mucho menos galardona la figura del Maestro. Ya una vez le llame con gallardía “Marioneta del Ejecutivo”  y de los Organismos Internacionales. Hoy le llamo con rabia y con más fe: Desnaturalizado, Traidor a la Patria Dominicana y Anticristo.

¿Que pasara con el “Dios Patria y Libertad”,  asi como con la Cruz y el Libro Sagrado que ostenta el centro de Nuestro Escudo?

La deshonra y el irrespeto que nos atesto su última declaración publica, deponiendo la virtud de la lectura del libro que representa el corazón de nuestro escudo, por respetar un rito como el Vudú, que no llega ni a religión; culto ceremonial, primitivista plagado de sacrificios de animales,  derramamiento de sangre, violencia,  erotismo, y sensualidad carnal, ha sido un descaro sin precedentes en la historia de toda esta ignominia. Deponer nuestra identidad para  “respetar” el mismo culto que influencio la rebelión esclava de Haití, promotora histórica de tanto racismo, violaciones al derecho común de los dominicanos, ejecutora del Degüello de Moca y  del estupro de la Vírgenes de Galindo, asi como de otros crímenes impronunciables registrados hoy e históricamente en contra de nuestro pueblo, representa de parte suya una vulgar insolencia.

Tan solo el comparar el discurso prehistórico mágico-espiritual ( completamente satanista,  de Dutty Boukman y Cécile Fatiman),   que dio origen al movimiento revolucionarlo de Haiti, con el juramento Trinitario, redactado “En El Nombre de La Santísima Augustisima e Indivisible Trinidad del Dios Omnipotente”, (que diera como origen nuestro movimiento independentista), colocaría  sobre el tapete,  las diferencias abismales y antagónicas de los conceptos propios de refinamiento moral y espiritual que representan a estas dos naciones, que hoy,  de nuevo, por la degenerada codicia de muchos de ustedes, volveremos a entrar en pugna por la defensa de nuestro territorio.

Su falta de virtudes, Señor ministro,  no le ha permitido entender el papel que usted debe jugar en el Ministerio de Educación,  el cual sería, por supuesto, y de forma ineludible, salvaguardar todos los elementos que aseguren el desarrollo y la perdurabilidad de la identidad  histórica dominicana. Sin lugar a dudas es usted un DESPROPOSITO mas, designado imprudencialmente, por El Ejecutivo,  en este patetico escenario institucional instaurado por el PLD,  para afianzar y consolidar esta corrupta dictadura entreguista.

No en vano profetizo Duarte:

Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón y juiciohoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria”.

“Los enemigos de la Patria, por consiguiente nuestros, están todos muy acordes en estas ideas; destruir la nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar a la Nación entera”.

Parecería que la finalidad de todos ustedes, es destruir por completo a toda la nación. No quedara ni sombra de lo que fuimos.

¡¡¡Que desgracia y que Mala Suerte la de este Pobre Pueblo envilecido por tantas acciones y maldades desde sus espacios de poder que ostentan personalidades tan indignas!!!

Tambien Mancilla usted el Nombre de Nuestro Dios, Vende y Entrega la Patria al Invasor, subyuga, violenta y encadena nuestra libertad histórica, negándonos la promoción y el derecho legítimo de conservar,  expresar y proyectar,   nuestra sagrada  identidad, como estandarte y emblema.

“En la escuela se te honra por tus Hechos Sacrosantos”.

Pero usted honra la ineptitud y las desvirtudes de teorías tergiversadas y anticristianas. Nada que ver con las sacrosantas virtudes que perfilaron conceptualmente el origen de esta nación.

“Y al Honrarte Recordamos tu Patriótico Heroísmo”.

Pero usted ya lo dijo todo. Arrodillado como un mendigo frente al pueblo que nos invade, manipulado por los hilos extranjeros , ratifica la entrega de nuestra herencia y el crisol de los pupitres donde se  forja la soberanía conceptual de la nación, a aquellos “Intrusos Señores del Desdén” .  Nada que demuestre más su falta de identidad e integridad patriótica,  asi como su desamor por el origen gallardo y la figuración de este país. Asi suma a su perfil amorfo y envilecido, la trasfiguracion de un objeto carente de toda escencia y procedencia.

“Es al Prócer y al Maestro, que los dos Son uno Mismo”;

Lamentablemente Lic. Peña Mirabal, usted  ha demostrado,  que no es ni el uno, ni el otro.

“La bandera Dice patria y al Decirlo se Rebela”,

Por esas razones hoy,  el pueblo se levanta y se rebela contra usted, por su liviandad y su desaprensión, y ya en varios foros públicos y legales está solicitando la  destitución de su cargo. No descansaremos hasta Lograrlo. Se lo Garantizo.

Porque precisamente “Es el alma de la Patria” Dominicana  la que debería ser resguardada en los muros del Ministerio de Educación,  para ser administrada e impartida, como un soplo de su espíritu. Es esta la dirección que debería estar “Señalándonos la Escuela”.

Anexo el Himno del Maestro-Duarte. Dudo mucho que motive en lo absoluto su sentido como dominicano y como funcionario. Posiblemente no conoce tampoco sus letras.