OPINIÓN: Un liderazgo desequilibrado. Por Omar Perdomo

Hablar de liderazgo sin lugar a dudas implica, el desarrollo o muestra de habilidades superiores que una persona, grupos de personas o sociedades en sentido general establecen como estandartes, para ser estos los guías, maestros o directores de un proceso en particular.

En sociedades como las nuestras, en términos políticos y sociales, ese guía, maestro o director, debe representar; valores éticos, morales, formación social, los cuales a su vez transmiten y dejan huellas de seguridad, paz, armonía, enseñanza, integración, alineación, cohesión, amor, disciplina. Ese liderazgo o líder deberá dirigir a sus ciudadanos, bajo estos preceptos, si su interés está cimentado en ello, y si además queremos evitar la espada de Damocles en nuestra sociedad.

Dentro de las filas y dirección principal del partido cardinal de oposición “PRM” se observa un liderazgo desequilibrado, debido esencialmente a que no reproduce lo anteriormente citado, y además como estructura política partidaria, no asume de manera sustancial, posturas drásticas, contra los fenómenos sociales que se vinculan a las acciones del gobierno de turno, del partido que controla el gobierno y del sector empresarial que mantiene postrado en una cama de desigualdad económica, al obrero que trabaja a la salida del alba y regresa a su hogar en el ocaso del día.

Al día de hoy, los distintos eventos sociales degenerados, donde el ejecutivo y el partido que lo dirige, el PLD, se han visto involucrados, debió desembocar en un pacto trascendental con todas las fuerzas vivas políticamente opuestas al gobierno, y la cohesión de más de 2 millones de ciudadanos [email protected], con el único fin de solicitar bajo protesta sostenida, la salida del poder del gobierno de turno, por establecer este, un régimen abocado al narcotráfico, a una justicia parcial, a un estado de inseguridad ciudadana como nunca antes, a permitir una migración extranjera desenfrenada, al no permitirle al cuidadano [email protected] recibir un salario que le sostenga durante los treinta (30) días del mes, pero sobre todo a lo relativo a todos los casos de corrupción administrativa, malversación de fondos públicos e impunidad.

El partido de oposición principal “PRM” no solo, no ha sabido capitalizar estas desenfrenadas acciones y no acciones del gobierno y su partido “PLD”, todas en perjuicio de los ciudadanos, sino, que no presenta en la actualidad un plan estratégico, un esquema organizacional que tenga como meta, enfrentar estas viles acciones, ya que como estructura política, solo actúan algunos como islas de poder aparte, que esperan una ola de quejas para montarse en ella. Así nunca habrá manera de contar no solo con una opción distinta en el ejecutivo, sino además, el partido de gobierno no se ve, ni precisado, ni presionado, ni sentenciado a hacer buena gobernanza en beneficio de todos los habitantes y ciudadanos [email protected]

Hacemos un llamado al despertar de esta gran fuerza política viva, llamada “PRM” para que equilibre el liderazgo, que desde el asiento más atrás del escenario, se ve desequilibrado.