Rendición de cuentos. Por Homero Figueroa

La formalidad constitucional manda que en la fecha fundacional de la patria se rinda cuentas sobre lo realizado.

El ritual cumplido por Medina se ciñó con riguroso espíritu de auditor a esa obligación.

El inventario verbal de realizaciones incluye alucinantes cifras que intentan demostrar que estamos en el mejor de los mundos posibles.

Los datos, como manda el interés político, recogen sólo lo conveniente. El Presidente adoptó el tono de un coach motivacional.

Danilo construyó con palabras un segundo piso de fantasía.

Los que viven en el primer piso de la hostil realidad pensarán que fue una rendición de cuentos.