La familia presidencial NUNCA ha utilizado ni hospital ni educación pública

A propósito de las declaraciones del Presidente Medina en la que afirmó que los sectores pertenecientes a la clase media no tenían excusas para utilizar los servicios públicos de sanidad y educación, ya que los mismos habían sido transformados por el gobierno que encabeza. Dijo que la calidad en los servicios que provee la red de hospitales públicos esta al mismo nivel que el de las clínicas privadas.

Eso dijo el Presidente Medina en momentos en que en las Redes Sociales circula un video donde una señora fue con un pariente afectado con coma diabético al Hospital Regional del Cibao y no pudo ser recibida porque no había camas disponibles.

Por igual en las redes sociales andan circulando imágenes de la precaria condición de un hospital público en Nagua. Y así hay muchos hospitales en los que no existen las mas mínimas condiciones para que los ciudadanos reciban el digno servicio que merecen.

Y que decir del sistema de educación pública el cual según la prestigiosa prueba Pisa esta situado en el ultimo peldaño como uno de los sistemas educativos con las mayores deficiencias del mundo.

En este escenario de evidente deterioro de todos los servicios que provee el Estado, el Presidente Medina exhorta de forma descarada a la clase media utilizarlo.

Esto hubiese sido minimamente aceptado por la sociedad dominicana si la familia presidencial o el funcionariato público peledeista utilizaran los servicios públicos que ellos están llamados a mejorar.

Al menos las tres hijas del Presidente de la República recibieron la educación primaria, secundaria y universitaria en las mas prestigiosas instituciones educativas privadas de la República Dominicana. Las tres estudiaron en las mas prestigiosas universidades del país, la PUCMM y UNIBE, y realizaron especialidades en prestigiosas y costosas universidades internacionales. Ellas no saben lo que es durar dos semanas tratando de reinscribir un cuatrimestre en la UASD porque el sistema informático se cayó. Ni saben lo que es perder días de docencia por los conflictos existente entre el sindicato de profesores o estudiantes y las autoridades universitarias.

No conocen en lo mas mínimo lo indigno que resulta utilizar la red de transportación pública existente en el país. Un transportación pública que obliga al ciudadano a estar «pegado como anoche» y a inhalar de forma forzada los tóxicos humos de combustión». La Familia Presidencial no sabe nada de eso.

En igual condición privilegiada desarrollan sus vidas la totalidad de los miembros del todopoderoso Comité Político del PLD, y del Comité Central.

Es una casta que goza de los mas aventajados privilegios que se puede disponer en un país como el nuestro en donde quienes controlan el poder político se constituyen de forma temporal en diosecillos en la tierra a quien nadie puede tocar.