El presidente de Haití se encierra en el Palacio

Santo Domingo.- El presidente de Haití, Jovenel Moïse, vive «preso en el Palacio Nacional», dijo el periódico alemán DW en un reportaje el pasado día dos sobre la coyuntura político-social luego de constatar el nivel de la crisis generada por la violencia generalizada y de entrevistar a varios dirigentes políticos y de organizaciones comunitarias. Cierto o no, lo verificable es su poca exposición pública a consecuencia de una inseguridad sembrada por grupos armados que operan en todo el territorio del país caribeño.

Tal es la incapacidad de Moïse para controlar la desbordada inseguridad ciudadana, que se ha visto forzado a cambiar el lugar de las celebraciones de la emblemática efemérides de la Independencia, históricamente realizada por los presidentes en el monumento a la batalla de Vertieres, en la norteña ciudad de Gonaives.

El 18 de noviembre de 1803 se enfrentaron las fuerzas colonialistas francesas contra un ejército integrado mayoritariamente por ex esclavos al mando de Jean-Jacques Dessalines. Fue la Batalla de Vertieres, donde las tropas napoleónicas –por más que los historiadores europeos quieran ocultarlo– fueron derrotadas por primera vez.

Teme a una confrontación

En el entorno de Moïse se maneja la versión de que la decisión fue adoptada para evitar confrontación con los grupos armados que prácticamente tienen el control de Gonaives.

“El presidente tomó una sabia decisión para evitar cualquier confrontación”, dijo el delegado departamental del Departamento Artibonito, Jean-Osner Amisial entrevistado por el periodista Claudy Briend Auguste, del periódico Rezo Nòdwès.

El 18 de noviembre 2018 Moïse se expuso al viajar a Cabo Haitiano, 300 kilómetros al Norte de la capital, Puerto Príncipe, como parte del programa de las celebraciones de la batalla de Vertieres. En esa ocasión perecieron tres personas fruto de la violencia provocada como parte de su rechazo. Ya en esa misma fecha de 2019 al presidente no se le ocurrió acudir.

Los jóvenes católicos advierten

En una comunicación a que tuvieron acceso los medios en Gonaives, el obispo de la diócesis, Yves Marie Péan, fue advertido por la Coalición de Asociaciones de Jóvenes Líderes de Artibonite de la iglesia católica sobre las consecuencias de celebrar el tedeum el día 1 de enero en ocasión de las festividades de independencia.

En la comunicación expresaron sus temores que la misa no debe servir de pretexto para que se produzca una “confrontación fratricida” en el caso eventual de que se sucediera la visita de Moïse.

Los jóvenes de la diócesis dijeron que se oponen a que “la ciudad de Gonaïves reciba al Jefe de El Estado, Señor Jovenel Moise, 1 de enero de 2020”.

La Coalición dijo en su carta al prelado dijo que se enteró de que un gran número de hombres armados, de todos los niveles (legales e ilegales), se habrían preparado para actuar en el caso de que Moïse acuda a la ciudad.