El Trump brasileño promete eliminar 14 ministerios si es elegido presidente de Brasil

Río de Janeiro, (EFE).- El candidato ultraderechista a la presidencia de Brasil Jair Bolsonaro anunció este jueves que limitará a 15 carteras el gabinete ministerial si llega a la jefatura de Estado, casi la mitad de las que existen hoy en día, en un debate “simulado” transmitido por el noticiero de la cadena Red TV.

Entre tanto, su contrincante, el socialista Fernando Haddad, quien reemplazó a Luiz Inácio da Silva como candidato por el Partido de los Trabajadores (PT), anunció la creación de tres nuevas carteras que se sumarían a las 29 actuales.

Los anuncios de los candidatos se dieron en un debate “simulado” que la cadena decidió montar con base en las respuestas que los aspirantes dieron en entrevistas realizadas separadamente, ante la negativa de Bolsonaro de participar en debates televisivos.

Bolsonaro, quien lidera todas las encuestas de intención de voto para la segunda vuelta con el 58 % de los favoritismos, se ha negado a participar en debates televisivos atendiendo las recomendaciones de sus médicos, tras ser víctima de una puñalada que recibió en un mitin y por la que estuvo internado durante un mes en un hospital.

Además de la estructura del Gobierno, la justicia social, la privatización de empresas estatales, la educación y el derecho al porte de armas fueron algunos de los temas en los que los candidatos a la presidencia de Brasil, volvieron a enfrentarse este jueves.

Mientras Bolsonaro dijo que dejaría solo los ministerios que fueran realmente necesarios y que acabaría aquellas carteras que fueron creadas para pagar favores políticos, Haddad dijo que crearía ministerios para la mujer, la ciencia y la tecnología y la igualdad racial. Otros temas en los que se vio oposición entre los candidatos durante el debate “simulado”, fueron los relacionados con el agronegocio y la privatización de las empresas públicas.

Mientras Bolsonaro anunció la privatización de la mayoría de las estatales Haddad resaltó la importancia de las mismas a las que prometió fortalecer y defender los derechos de sus trabajadores.

En lo relacionado con el agronegocio, que es la base de la economía de Brasil, el ultraderechista prometió apoyo para los dueños de las empresas y las tierras sin tener en cuenta los derechos de los trabajadores, en cuanto Haddad enfatizó la promoción de los pequeños agricultores y señaló que exigirá a los grandes terratenientes la productividad en todas sus tierras.

Durante el debate “simulado” los aspirantes volvieron a tratar temas como la educación en donde Bolsonaro dijo que hace falta imponer autoridad y sacar del currículo académico la cátedra sobre ideología de género.

Haddad, por su parte consideró que a través de la educación se puede disminuir el consumo de droga en los jóvenes un problema que “hay que atacar desde la educación”, brindando “atención a los usuarios” y castigando a los narcotraficantes.

Bolsonaro, capitán de reserva del Ejército y un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), también defendió la libertad del porte de armas, un “derecho” del pueblo brasileño que según él “fue olvidado por el PT”.

Para Haddad, las armas, deben estar limitadas a la policía por ser la encargada de la seguridad pública en el país. En la primera vuelta presidencial del pasado domingo el candidato de ultraderecha recibió el apoyo de un 46 % de los brasileños, mientras que Haddad, el aspirante por el Partido de los Trabajadores (PT), obtuvo un 29 %, lo que evidencia la polarización que existe en Brasil.

Según un sondeo divulgado este miércoles por la firma Datafolha, Bolsonaro ganaría la segunda vuelta con un 58 % de los votos válidos frente al 42 % que obtendría Haddad, sucesor en la disputa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción y vetado por la Justicia por su situación jurídica.