Acusan al Ministerio Público de tumbarle 100 millones y cinco viviendas a ex convicto

La defensa de un exconvicto que cumplió 11 años de prisión por narcotráfico en Estados Unidos por el caso Quirino, acusó a la Fiscalía del Distrito Nacional de desacatar una sentencia en acción de amparo de la Octava Sala Penal que ordenó la evolución de 2 millones 503 mil 480 dólares, cuatro apartamentos y una casa que le ocuparon a su cliente en 2005.

El abogado Juan Carlos Acosta, representante de Luis Eduardo Rodríguez Cordero (Eduardito), dijo que para el día 13 está fijada la audiencia en la Primera Sala del Tribunal Superior Administrativo en la que se le solicitará a la Superintendencia de Bancos y al Banco de Reservas que certifiquen si el dinero está o no depositado allí.

Acosta solicitó a la Procuraduría General de la República y a la Fiscalía que explique el paradero de ese dinero. “No sabemos con certeza dónde está ese dinero. Estamos solicitando a la Superintendencia de Bancos y al Banco de Reservas que nos certifiquen si el dinero está o no depositado y si ese certificado está o no vigente”, precisó el abogado.

En la pasada audiencia a estas dos últimas entidades se les dio un plazo para que emitan una certificación en la que den constancia si el certificado a plazo fijo en dólares número 22262 del 26 de enero del 2006 abierto en el Banco de Reservas por orden del entonces fiscal José Manuel Hernández Peguero, se encuentra vigente a la fecha actual.

“Hay una reticencia a una orden constitucional de amparo que ordena la entrega, la sentencia de amparo en virtud del artículo 71 de la Ley 137-11 son ejecutoria de pleno derecho, lo que hay es un desacato a la decisión”, adujo.

El dinero fue incautado el 17 de marzo de 2005 de la caja de seguridad número 12 de Dominican Watchman National y estaba depositado en el certificado 22262, del 26 de enero de 2006.

“Actualmente se está conociendo un recurso de amparo porque la Fiscalía no ha dado información oficial respecto al paradero de ese dinero”, enfatizó.

Aunque Rodríguez Cordero fue condenado en Estados Unidos, no se ordenó la incautación de sus bienes ni allá ni aquí, precisó su abogado. Las incautaciones fueron realizadas entre marzo y junio del 2005.