Contaminación subsuelo por pozos es de 82% en el Gran Santo Domingo

SANTO DOMINGO. La contaminación del subsuelo del Gran Santo Domingo por descargas de aguas residuales mediante pozos filtrantes y sistema de alcantarillado deficiente es de 82%, y de todos los líquidos que se generan en esa demarcación sólo un 5% recibe el tratamiento adecuado, lo que constituye una amenaza para la salud de los 4,666,605 habitantes de ese territorio.

Los datos son el resultado de un estudio del Plan Maestro de Alcantarillado Sanitario de Santo Domingo y su provincia que establece que el 73% de la población carece de alcantarillado y sólo un 27% cuenta con ese servicio.

El aspecto más preocupante es la contaminación del manto freático por medio de pozos filtrantes y cámara séptica. La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) registra en su catastro unos 12,000 pozos para extraer agua del subsuelo a una profundidad de 40 y 50 metros.

Sin embargo, no existe registro de la cantidad de pozos para descarga sanitaria, aunque el cabildo del Distrito Nacional establece unos 100,000 hoyos en conjunto para la extracción de agua y descarga sanitaria.

Según estudios del cabildo, en el Distrito Nacional hay 145,085 propiedades, de esa cantidad hay 1,864 en el polígono central y se estima que si cada una de esas propiedades cuenta con pozos filtrantes la cantidad podría superar las 100,000 unidades.

Jesús D’Alesandro, director de Planificación Estratégica del Distrito Nacional, informa que un 20 y un 30% del agua potable que se sirve al territorio sale de ese manto freático contaminado, lo que preocupa en materia de salud pública.

“Esto es un factor de salud pública que debe motivar a una urgencia y a una campaña proactiva para lograr un fechado estratégico del alcantarillado del Distrito Nacional, que es parte de la Mancomunidad, del sistema metropolitano”, indica. De los pozos privados, el 70% de los que se auditaron en el Gran Santo Domingo tiene bacterias relacionadas a las heces fecales, explica D’Alessandro y afirma que de acuerdo con un estudio realizado por la CAASD, se hallaron bacterias en agua de pozos extraída de entre 40 y 50 metros de profundidad, por lo que entiende que es serio el problema de la contaminación de los pozos, principalmente en proyectos habitacionales. El destino de las aguas residuales en el Gran Santo Domingo es de que el 70% es subterránea, 15% descarga en los ríos y otro 15% se va al mar.

Un muestreo en 27 pozos privados realizado hace siete años en el Distrito Nacional concluyó en que el 81% del agua extraída contenía bacterias relacionadas con coliformes fecales; 70% presentó colifomes fecales sobre el máximo establecido por la norma, mientras que el 58% contenía E. Coli, un bacilo que se aloja en el tracto gastrointestinal de humanos y animales de sangre.

Un problema del sistema

Luis Salcedo, subdirector de operaciones de la CAASD, informa que tienen conciencia de la situación y que por ello se trabaja en un plan piloto para medir la calidad de las aguas subterránea en el sector de Naco y hablar con propiedad de la problemática.

¿Por qué en el Ensanche Naco? “Naco fue diseñado cuando era un sector unifamiliar y ahora son torres, es decir que las mayoría de las torres tienen pozos para agua potable y Naco tampoco tiene redes de alcantarillado sanitario, eso implica que las aguas residuales son descargadas en el subsuelo, lo que lo hace un sector ideal para nosotros caracterizar las aguas subterráneas”.

Como parte de la solución del problema de manera definitiva, la CAASD trabaja en el Plan Maestro de Alcantarillado sanitario conocido como la depuradora de La Zurza que permitirá sanear unos 30 millones de galones de agua por día y beneficiar a unas 450,00 personas.

En opinión de Luis Reyes Tatis, encargado del Departamento de Manejo Sostenible del Ministerio de Medio Ambiente, en el Gran Santo Domingo hay agua suficiente como para garantizarle a la población el líquido en cantidad y calidad, pero que la gente hace pozos de una manera alocada, sin condiciones. Se calcula que unos 431 millones de galones se producen cada día para esta demarcación

Afirma que no hay control de la cantidad de agua servida. Asegura que el 80% de la que llega al Gran Santo Domingo se va al subsuelo, tomando en cuenta que mucha se pierde por las tuberías.

“Las normas ambientales sobre la salinidad del agua y control de descarga está obligando a todo el que esté usando el servicio de agua que tenga que solicitar un permiso para poder hacer un pozo”.