Discurso íntegro pronunciado por el candidato presidencial Juan Tomás Taveras

A propósito del lanzamiento de la candidatura presidencial independiente del general retirado Juan Tomás Taveras Rodríguez, reproducimos aquí el discurso que pronunció ante los cientos de seguidores que estuvieron presentes en la actividad política que realizó en un importante hotel en la ciudad capital.

“Dios, Patria y Libertad”, con Independencia. “Todo por la Patria”

Discurso lanzamiento candidatura presidencial Juan Tomás Taveras Presidente 2020 RD

Saludos y bendiciones a todos. Gracias por estar aquí y apoyar esta iniciativa.

Humildemente pido un minuto de silencio en honor y reconocimiento a los héroes de la Revolución de Abril de 1965.

Nuestro país está representado por la bandera y el escudo de armas, de los cuales el rojo significa la sangre derramada en la lucha por la libertad, el azul la protección y la felicidad de Dios, y la cruz blanca representa la seguridad, la paz y el sacrificio de los soldados.

La República Dominicana es el único país que tiene una conexión con la divinidad plasmada en sus símbolos patrios. En la cinta superior de su escudo de armas “Dios, Patria y Libertad” lema del país y en el centro tiene una Biblia abierta con el evangelio de San Juan “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8:32), a juicio de que los patricios razonaban que para ser libres es necesario hablar la verdad y actuar con transparencia, pues quien vive bajo la mentira es esclavo del engaño.

Nuestra Constitución es la guía del orden social, y además define las responsabilidades de cada funcionario, así como los deberes y derechos de la sociedad en general, además de los símbolos patrios. De la misma manera, las leyes y disposiciones complementan este orden social para vivir en paz y armonía, que son el fundamento para alcanzar la felicidad.

Las autoridades, comenzando por el presidente de la República, deben guiarse por la Constitución, las leyes y las disposiciones del buen orden social para garantizar el estado de derecho y libertades, proporcionando en igualdad de condiciones las herramientas y medios que permitan progresar, desarrollarse y prosperar integralmente. Además, respetando, protegiendo y defendiendo dichos derechos y libertades que debe incluir todas las necesidades básicas. Todo el presupuesto de la nación debe estar invertido y destinado estrictamente para esos fines.

Durante los 175 años de nuestra historia republicana la mayoría de los gobernantes, salvo cinco excepciones, han traicionado la esencia de ese orden social y sus responsabilidades constitucionales y legales para con su pueblo y sus funciones, primando la corrupción con impunidad y la ausencia de ética en el ejercicio de los servicios públicos, lo que se desprende de un sistema de justicia inoperante e ineficiente sin capacidad para hacer régimen de consecuencias (castigo o cárcel para los corruptos y violadores de la ley y el orden).

Entendemos que este mal social de corrupción e impunidad que nos reina revestido de un deterioro ético y moral, afecta todo el quehacer social y se desprende de la debilidad de los ciudadanos de no interesarse en participar en la política y por no establecer perfiles de cada aspirante a un cargo público, principalmente el puesto presidencial.

Nuestro pueblo merece y necesita un hombre que venga de las entrañas del pueblo, confiable, responsable y comprometido con el pueblo, para el pueblo y por el pueblo, y les aseguro que soy y demostraré ser merecedor de ese honor de guiar nuestro pueblo hacia la luz de la libertad y la democracia plena. Nunca traicionaría a mi pueblo, a mi patria.

Por eso proponemos que lo primordial en una persona que aspira a dirigir la administración pública con el cargo de presidente debe tener una trayectoria de vida intachable demostrada y hacer lo siguiente voluntariamente: una declaración jurada de patrimonio, hacer una prueba de dopaje que demuestre que no tenga adicción a ninguna sustancia que altere su sano juicio, y un certificado de no antecedentes penales ni denuncias o acusaciones de crimen en el país ni en el exterior; un estado de salud físico y mental pleno demostrado mediante un examen psicométrico por médicos calificados; haré todo eso públicamente ante mi pueblo. Esto lo planteamos en vista de que para ser policía en el país hay que llenar innumerables requisitos, pero para ser presidente solo hay cuatro (leer artículo 123).

La mayoría de la imagen pública que presentan los candidatos a puestos electivos en la República Dominicana es falsa, inventada, simulada, engañando al pueblo. Siempre me he preocupado por ser un hombre transparente y voy a seguir siéndolo, ahora con más compromiso. Queremos marcar un precedente y en los próximos días voy a hacerlo, y no solamente para presentar mi transparencia sino para despertar conciencia y provocar que los electores exijan lo mismo a todos los demás aspirantes a puestos electivos.

Al aspirar a esta candidatura me comprometo a continuar como lo he estado haciendo desde hace mucho tiempo, a practicar la política como la ciencia más pura y digna luego de la filosofía, como lo profesara Juan Pablo Duarte. También, con sensibilidad humana, solidaridad y empatía social, donde se debe ir a servir y no a servirse, que es a lo que nos tienen acostumbrados los políticos tradicionales.

Nuestro pueblo es merecedor de un presidente y autoridades en general responsables y comprometidos con la vocación de servicio y amor por la patria para rescatar los valores y la integridad familiar; de familias sanas se desprenden funcionarios honestos y por ende una sociedad sana y un Estado fuerte.

Ya es tiempo de que a los menores, a los envejecientes, jóvenes, madres solteras, a las personas con necesidades especiales y a los discapacitados les sean respetados y protegidos sus derechos y libertades, como los segmentos más vulnerables de nuestra sociedad.

Ya es tiempo de que nuestro medio ambiente, flora, fauna y todos los ecosistemas sean protegidos, defendidos, y saneados los que ya han sido contaminados, para asegurar la calidad de vida de nuestras futuras generaciones.

Ya es tiempo de que las autoridades, comenzando por el presidente de la República, conozcan, cumplan, apliquen y hagan respetar la Constitución.

Ya es tiempo de que se respete la soberanía y renazca el principio de autoridad perdidos y mancillados por los últimos gobiernos, resaltando en ello el compromiso de resolver el desorden migratorio, salvaguardar los espacios aéreos, marítimos y terrestres de nuestras fronteras de manera estricta.

Este tema en particular será complementado con unas Fuerzas Armadas, Policía Nacional y demás organismos de seguridad bien pagados, bien entrenados, bien tratados, bien equipados, a la altura de los estándares internacionales, y para ello dispondremos de salarios dignos con presupuesto suficiente para los servicios de seguridad en general, equivalente a mil dólares al mes, seguridad social, plan de viviendas a bajo costo e intereses, plan de transporte, plan de dietas, tres comidas en días laborables, plan de recreación y vacaciones, con gimnasio y otras atracciones para ellos y sus familias. Todo esto, inclusive a los veteranos pensionados y sus familias.

Ya es tiempo de que nuestro país esté a la altura de los primeros lugares de calidad en todos los niveles de la educación, con un plan ambicioso para desarrollo de cada área de esta (ciencia, tecnología, deporte, cultura, arte, talentos en general. Internet gratuito). No dejaremos ni un sueño frustrado de ningún ciudadano si de la inversión pública y de la voluntad política depende. Un plan de educación cívica, ética y moral obligatoria, continua y permanente a todos los niveles.

Ya es tiempo de que los hospitales y los servicios médicos sean humanizados en la República Dominicana, nos comprometemos a invertir todo lo necesario para lograr una medicina de calidad con hospitales en estándares de primera y médicos comprometidos con la deontología o juramento hipocrático.

Ya es tiempo de que nuestra economía contemple el desarrollo humano sostenible en igualdad de condiciones para toda la población, recuperando la producción nacional, agroindustrial, convirtiéndola en autosuficiente y que alcance a ser una potencia en productos agrícolas e industriales, sumando valor agregado a cada producto dominicano y que puedan competir internacionalmente. Aumentando la exportación y reduciendo la importación. Urge poner fin al endeudamiento casi insostenible. Competividad de estándares de calidad inculcando la meritocracia y planificación estratégica para reducir cada vez más la improvisación en la administración pública.

Ya es tiempo de que los demás servicios básicos, vivienda, empleo, recogida de basura, transporte público, agua potable, energía eléctrica, calles, avenidas, drenaje, desagüe, aceras y contenes para ciudadanos con necesidades especiales e iluminación de las calles sean eficientes y de óptima calidad.

Asumo el compromiso para que todos estos sectores tengan garantizado desde el Palacio Nacional, con voluntad política y compromiso de patria, las herramientas y medios suficientes para que de una vez por todas se acabe con la discriminación, desigualdad social, exclusión social, falta de

justicia social e igualdad para todos los sectores. Humanizaremos todos los servicios y seré un presidente de patria por, con y para la patria, y no les fallaré.

En Dominicana a la juventud y las personas de trabajo honesto les han robado sus sueños y oportunidades, siendo víctimas de los corruptos, ladrones y traidores de la patria que nos mal gobiernan. La única opción de recuperar las oportunidades y sueños de prosperar o medrar es participar en la política pura y digna como vacuna que desinfectará o curará el cáncer de la corrupción de los orcopolitas que dirigen el sistema de administración podrido del Estado dominicano.

Esta política pura y digna debemos fundamentarla en el civismo o sentimiento patrio, el conocimiento, aplicación y respeto irrestricto de la Constitución y las leyes. La frase “Todo por la patria”, basado en la ley y el orden restablecerá el principio ético-moral que urge establecer en todos los sectores sociales dominicanos, para recuperar el principio de autoridad, la soberanía de la patria y sucesivamente los derechos y libertades públicas.

Esos electores que ya están contaminados, conscientes del pica pollo, el dame lo mío y quienes se conforman con migajas, son una gran preocupación y no hay posibilidad de saber a quién le darán el voto, pues nada es un regalo, es la venta o empeño del futuro de cuatros años. A pesar de todo, trabajaremos para hacerles entender que esas dádivas mendigadas y repartidas con humillaciones y vejámenes son cobradas con una gran carga de intereses en los cuatro años venideros dejándote de dar servicios de calidad y robándote tus derechos y libertades.

Por estas razones nuestra propuesta de rescate de la patria o proyecto de candidatura independiente está pensado para las personas que han sido defraudados por los políticos y partidos tradicionales, para aquellos que nunca se han interesado en la política partidista y no pertenecen a ningún partido, para los que buscan una figura nueva y diferente que pueda demostrar que se puede confiar en ella por su trayectoria de integridad, valores éticos, compromiso de patria, identidad nacional y soberanía; con apego al principio de autoridad basado en el respeto y aplicación de la Constitución y las leyes; vocación de servicio, accionar con carácter y determinación frente a los males sociales; experiencia de Estado; sensibilidad humana; defensor del medio ambiente y los animales; incluyente y sin prejuicios, abierto a los milenials y grupos de minorías en conflictos; entre otras cualidades y valores.

Y, por todas estas situaciones en torno a la política en la República Dominicana, hemos decidido participar en política y asumimos el compromiso de reivindicar a Juan Pablo Duarte y su visión de política pura y digna. Anunciamos el nacimiento del movimiento político “Todo por la Patria”, basado en el principio de soberanía sustentado en la Constitución, la ley y el orden como guía de patriotismo, garantía de protección, de defensa de los derechos y libertades de los dominicanos con sensibilidad humana.

Pueblo dominicano uníos, nuestra patria está mancillada y agonizando, no nos queda mucho tiempo para rescatarla, solo el pueblo libera al pueblo, no hay fuerza más poderosa que un pueblo unido por una causa común, súmate. Todo por la patria. Asumo el compromiso firme de ser ese líder guerrero que merece y necesita el pueblo para liderar el rescate de nuestra patria y les invito a que marchemos juntos a conquistar la victoria, patriotas y nacionalistas que les duele la patria, y, sin importar banderías políticas, súmense. Dios, patria y libertad con independencia, que viva la República Dominicana, que Dios les bendiga a todos, gracias por estar aquí.