LoQueSucede condena sentencia benigna impuesta a Marlin Martínez

Imperdonable!

Resulta imperdonable que el sistema de justicia dominicano sancione con una condena tan benigna de apenas cinco años de prisión a quien no ha mostrado el mas mínimo arrepentimiento ni conmiseración por el vil asesinato de una adolescente que aun se encontraba en la flor de su juventud.

No se trata de promover un populismo penal mediante el cual se satisfagan los clamores sociales y la sed de justicia de una sociedad, de lo que se trata es de imponer la sanción contundente necesaria para enviar un mensaje a aquellos futuros ciudadanos que pudiesen reproducir las mismas inconductas perversas de Marlin y Marlon.

No solo se asesinó a una adolescente sino que también se procuró desaparecer su cuerpo. Los presuntos asesinos hasta alegaron en pleno tribunal que fue la propia jovencita quien decidió realizarse el fallido aborto que la condujo a la muerte.

La sentencia condenatoria ha sido duramente criticada por las principales figuras públicas del país y por el ciudadano común.

Lo acontecido hoy no viene mas que a reafirmar lo putrefacto de un sistema de justicia conformado y administrado por un Partido de la Liberación Dominicana que todo lo que ha tocado lo ha podrido.

No podemos continuar así, la República Dominicana para avanzar hacia otros estadios de desarrollo social e institucional tiene que transformar el actual sistema de justicia por uno mas transparente, honesto y comprometido con el cumplimiento de las normas establecidas.

De continuar como vamos, la sociedad perderá aun mas la fé en sus instituciones públicas y en un sistema de justicia llamado a garantizar la armonía social que en los últimos años hemos visto perder al dictarse en los tribunales decenas de sentencias seriamente cuestionables en donde, a pesar de existir todos los elementos probatorios de lugar, a los acusados le son impuestas condenas mínimas cuando no es que son enviados a la tranquilidad de sus casas.

Revertir todo este estado asqueante de nuestras instituciones debería ser el objetivo primordial de todos aquellos que aspiramos vivir en una mejor República Dominicana.

Hay que hacerlo y tenemos que hacerlo, si postergamos aun mas las profundas transformaciones que necesitan nuestras instituciones y poderes públicos, veremos como en el corto tiempo la anarquía se apoderará de la sociedad dominicana y se erosionará aun mas una débil democracia sustentada sobre columnas de barro.