OPINION: La Doctrina Monroe y Venezuela. Por Julio Díaz Sosa

Desde aquel séptimo discurso del estado de la Unión pronunciado por el presidente Demócrata-Republicano James Monroe, quinto presidente estadounidense, el 2 de diciembre de 1823, delineó los postulados de la Doctrina Monroe cuando acunó la frase «América para los americanos.» Esto ocurre en un contexto de aislacionismo de la naciente nación del Norte. Sin embargo, el aislacionismo estadounidense no extirpó la ambición imperial de los Estados Unidos y su objetivo de mantener a las potencias europeas fuera del continente americano.

De acuerdo con el historiador estadounidense Samuel Morrison, tan temprano como en 1783, el principio complementario de la Doctrina Monroeque Europa debía mantenerse fuera de América, aún estaba en el horizonte. Aunque no de manera explícita, Alexander Hamilton decía que los Estados Unidos de America, debía tener el control de su zona de influencia en el hemisferio occidental, específicamente en America del Norte, pero esta idea de dominación fue extendida a las colonias de América Latina por la Doctrina Monroe. Incluso, en los Ensayos Federalistas, o Federalist Papers, Alexander Hamilton trazaba la pauta de que los Estados Unidos debía convertirse en una superpotencia mundial. Hamilton esperaba que Estados Unidos se convirtiera en la potencia dominante en el nuevo mundo y, en el futuro, actuara como un intermediario entre las potencias europeas y los nuevos países que florecían cerca de los Estados Unidos.

De hecho, en una nota de James Madison, Secretario de Estado de Thomas Jefferson y futuro presidente, al embajador de Estados Unidos en España, el gobierno federal expresó la oposición del gobierno estadounidense a una mayor adquisición territorial por parte de las potencias europeas. El sentimiento de Madison podría no haber tenido sentido porque, como se señaló anteriormente, las potencias europeas tenían mucho más territorio en comparación con el territorio de los Estados Unidos. Aunque, Thomas Jefferson era pro-francés, en un intento por mantener a la rivalidad británico-francesa fuera de los Estados Unidos, el Gobierno federal bajo Jefferson dejó claro a sus embajadores que los Estados Unidos no apoyarían ningún esfuerzo futuro de colonización en el continente americano.

La Doctrina Monroe fue escrita por el Secretario de Estado y eventualmente el sexto presidente de los Estados Unidos, John Quincy Adams. El párrafo introductorio del documento afirma que el Nuevo Mundo ya no esta sujeto a la colonización por parte de los países europeos. El segundo pasaje clave, que contiene una declaración más completa de la Doctrina, está dirigido a los «poderes aliados» de Europa (es decir, la Santa Alianza). La Santa Alianza era una coalición que unía a las grandes potencias monárquicas de Rusia, Austria y Prusia (hoy Alemania). Fue creada después de la derrota final de Napoleón a instancias del Zar Alejandro I de Rusia y se firmó en París el 26 de septiembre de 1815. Ese párrafo aclara que los Estados Unidos permanecerán neutrales con respecto a las colonias europeas existentes en las Américas, pero se oponen a las «interposiciones» que crearían nuevas colonias entre las repúblicas hispanoamericanas recién independizadas.

Sin embargo, el impacto internacional del lanzamiento de la Doctrina Monroe no tuvo la reacción esperada en el plano internacional y ocultó las verdaderas intenciones geopolíticas de la doctrina, que era la dominación del continente americano. Esto se debió a dos razones fundamentales: a) Los Estados Unidos no contaba con la credibilidad internacional en ese momento, por no ser un jugador activo en el plano geopolítico en la época, por haber surgido como una nación aislacionista; b) Los Estados Unidos no contaba con un poderío militar de importancia, haciendo referencia a su flota marítima y su ejército. Por tal razón, el príncipe Metternich de Austria se enojó por la declaración y escribió en privado que la doctrina era un «nuevo acto de revuelta» por parte de los Estados Unidos que otorgaría «nueva fuerza a los apóstoles de la sedición y reanimaría el coraje de todos los conspiradores.»

La Doctrina Monroe, sin embargo, contó con la aprobación tácita británica. La aplicaron tácticamente como parte de la Pax Britannica o Paz Británica. Este fue el período de relativa paz entre las Grandes Potencias durante el cual el Imperio Británico se convirtió en el poder hegemónico global y adoptó el papel de «policía global». Entre 1815 y 1914, un período conocido como el «siglo imperial» de Gran Bretaña, se adhirieron al Imperio Británico alrededor de 10,000,000 de millas cuadradas (26,000,000 km2) de territorio y aproximadamente 400 millones de personas. que incluía la aplicación de la neutralidad de los mares. Esto estaba en línea con la política británica en desarrollo de libre comercio de laissez-faire contra el mercantilismo. La industria británica de rápido crecimiento buscó mercados para sus productos manufacturados y, si los Estados latinoamericanos recién independizados se convirtieran nuevamente en colonias españolas, el acceso británico a estos mercados quedaría cortado por la política mercantilista española.

La reacción en América Latina a la Doctrina Monroe fue generalmente favorable, pero en algunas ocasiones sospechosa. John A. Crow, autor de La epopeya de América Latina publicada en 1992, afirma que «el mismo Simón Bolívar, aún en medio de su última campaña contra los españoles, Santander en Colombia, Rivadavia en Argentina, Victoria en México, líderes del movimiento de emancipación en todas partes». «Recibí las palabras de Monroe con la más sincera gratitud.» Crow argumenta que los líderes de América Latina eran realistas. Sabían que el presidente de los Estados Unidos ejercía muy poco poder en ese momento, particularmente sin el respaldo de las fuerzas británicas, y pensaron que la Doctrina Monroe no era exigible si los Estados Unidos estaban solos contra la Santa Alianza. Si bien apreciaron y elogiaron su apoyo en el norte, sabían que el futuro de su independencia estaba en manos de los británicos y su poderosa armada. En 1826, Bolívar convocó a su Congreso de Panamá para organizar la primera reunión «panamericana.» A los ojos de Bolívar y sus hombres, la Doctrina Monroe no se convertiría en nada más que una herramienta de política nacional. Según Crow, «no estaba destinado a ser, y nunca tuvo la intención de ser un estatuto para una acción hemisférica concertada.» Al mismo tiempo, algunas personalidades latinoamericanas cuestionaron las intenciones detrás de la Doctrina Monroe. Diego Portales, un hombre de negocios y ministro chileno, le escribió a un amigo: «Pero debemos tener mucho cuidado: para los americanos del norte (de los Estados Unidos), los únicos americanos son ellos mismos.»

A principios de 1833, los británicos reafirmaron su soberanía sobre las Islas Falkland o Malvinas. Los Estados Unidos no tomó ninguna medida, y George C. Herring escribe que la inacción «confirmó las sospechas latinoamericanas y especialmente argentinas de los Estados Unidos.» Entre 1838y 1850, Argentina fue bloqueada por los franceses y, después, los británicos. Los Estados Unidos no tomaron ninguna medida, a pesar de las protestas. En 1842, el décimo presidente de los Estados Unidos, John Tyler, aplicó la Doctrina Monroe a Hawái y advirtió a Gran Bretaña que no interfiriera allí. Esto comenzó el proceso de anexión de Hawái a los Estados Unidos.

El 2 de diciembre de 1845, el undécimo presidente de los Estados Unidos, James Polk, anunció que el principio de la Doctrina Monroe debería aplicarse estrictamente, reinterpretándolo para argumentar que ninguna nación europea debería interferir con la expansión occidental estadounidense («Destino Manifiesto»).

En 1862, las fuerzas francesas bajo Napoleón III invadieron y conquistaron México, dando el control al monarca títere Emperador Maximiliano. Washington denunció esto como una violación de la doctrina, pero no pudo intervenir debido a la Guerra Civil estadounidense. Esto marcó la primera vez que la Doctrina Monroe fue referida ampliamente como una «doctrina». En 1865, los Estados Unidos colocaron un gran ejército de combate en la frontera para enfatizar su demanda de que Francia se fuera. Francia se retiró y los nacionalistas mexicanos ejecutaron a Maximiliano. De igual manera, en 1862, Belice se convirtió en una colonia de la corona del imperio británico y pasó a llamarse Honduras británica. Los Estados Unidos no tomaron ninguna acción contra Gran Bretaña, ni durante ni después de la Guerra Civil estadounidense.

En la década de 1870, el décimo octavo presidente de los Estados Unidos, Ulises S. Grant y su secretario de Estado Hamilton Fish intentaron suplantar la influencia europea en América Latina con la de los Estados Unidos. En 1870, la Doctrina Monroe se expandió bajo la proclamación «en lo sucesivo no hay territorio en este continente.» América Central y del Sur se considerarán sujetos a transferencia a una potencia europea.» Grant invocó la Doctrina Monroe en su intento fallido de anexar la República Dominicana en 1869.

La crisis de Venezuela de 1895 se convirtió en «uno de los episodios más trascendentales en la historia de las relaciones angloamericanas en general y de las rivalidades angloamericanas en América Latina en particular» (Humphreys 1967). Venezuela buscó involucrar a los Estados Unidos en una disputa territorial con Gran Bretaña sobre Guayana Esequiba, y contrató al ex embajador de los Estados Unidos, William L. Scruggs, para argumentar que el comportamiento británico sobre el tema violó la Doctrina Monroe. El presidente Grover Cleveland, a través de su secretario de Estado, Richard Olney, citó la Doctrina en 1895, amenazando con tomar medidas firmes contra Gran Bretaña si los británicos no arbitraban su disputa con Venezuela. En una nota a Gran Bretaña del 20 de julio de 1895, Olney declaró: » Los Estados Unidos es prácticamente soberano en este continente, y su mandato es ley sobre los temas a los que limita su interposición.»

El primer ministro británico, Lord Salisbury, tomó una fuerte excepción al lenguaje diplomático estadounidense. Los Estados Unidos se opusieron a una propuesta británica para una reunión conjunta para aclarar el alcance de la Doctrina Monroe. El historiador George Herring escribió que, al no continuar con el tema, los británicos «aceptaron tácitamente la definición de Estados Unidos de la Doctrina Monroe y su hegemonía en el hemisferio». Otto Von Bismarck, no estuvo de acuerdo y en octubre de 1897 llamó a la Doctrina una «insolencia poco común». Sentado en París, el Tribunal de Arbitraje finalizó su decisión el 3 de octubre de 1899. El premio fue unánime, pero no dio razones para la decisión, simplemente describió el límite resultante, lo que le dio a Gran Bretaña casi el 90% del territorio en disputa y todas las minas de oro.


La reacción al premio fue sorprendente, ya que la falta de razonamiento del premio es una preocupación particular.  Los venezolanos estaban profundamente decepcionados con el resultado, aunque honraron a su abogado por sus esfuerzos (el secretario de su delegación, Severo Mallet-Prevost, recibió la Orden del Libertador en 1944), y respetaron el premio.

La disputa fronteriza anglo-venezolana afirmó por primera vez una política exterior estadounidense más abierta, particularmente en las Américas, marcando a los Estados Unidos como una potencia mundial. Este fue el primer ejemplo de intervencionismo moderno bajo la Doctrina Monroe en el cual los Estados Unidos ejercieron sus prerrogativas reivindicadas en las Américas.

La Guerra hispanoamericana, resultado de la intervención de los Estados Unidos en la guerra de independencia de Cuba. En 1898, los Estados Unidos intervinieron en apoyo de Cuba durante su guerra por la independencia de España. Los Estados Unidos ganaron lo que se conoce en los Estados Unidos como la Guerra Hispanoamericana y en Cuba como la Guerra cubana por la Independencia. Bajo los términos del tratado de paz del cual Cuba fue excluida, España cedió a Puerto Rico, Filipinas y Guam a los Estados Unidos a cambio de 20 millones de dólares. Cuba quedó bajo el control de los Estados Unidos y permaneció así hasta que se le concedió la independencia formal el 20 de mayo de 1902.

A lo largo de la historia, la Doctrina Monroe ha tenido distintos matices, uno de ellos la política del hermano mayor o «Big Brother» como se conoce en inglés.  La política del «Big Brother» fue una extensión de la Doctrina Monroe formulada por James G. Blaine en la década de 1880, cuyo objetivo era unir a las naciones latinoamericanas detrás del liderazgo de los Estados Unidos y abrir sus mercados a los comerciantes de los Estados Unidos. Blaine se desempeñó como Secretario de Estado en 1881 bajo el presidente James A. Garfield y nuevamente de 1889 a 1892 bajo el presidente Benjamín Harrison. Como parte de la política, Blaine organizó y dirigió la Primera Conferencia Internacional de Estados Americanos en 1889.

Antes de convertirse en presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt había proclamado el fundamento de la Doctrina Monroe al apoyar la intervención en la colonia española de Cuba en 1898.  La crisis de Venezuela de 1902–1903 mostró al mundo que los Estados Unidos estaba dispuesto a usar su fuerza naval. Para mostrar el punto de vista estadounidense en la política mundial.

En la política exterior argentina, la Doctrina Drago fue anunciada el 29 de diciembre de 1902 por el Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Luis María Drago. Esta fue una respuesta a las acciones de Gran Bretaña, Alemania e Italia durante la Crisis de Venezuela de 1902–1903, en la que bloquearon y bombardearon los puertos de Venezuela en un intento de cobrar el dinero adeudado como parte de su deuda nacional, acumulada bajo los regímenes anteriores a los del presidente Cipriano Castro. Drago estableció en esta política que ninguna potencia europea podría usar la fuerza contra una nación latinoamericana para cobrar una deuda. El presidente Theodore Roosevelt rechazó esta política como una extensión de la Doctrina Monroe, declarando: «No garantizamos a ningún Estado contra el castigo si se da una mala conducta.»

En cambio, Roosevelt agregó el Corolario de Roosevelt a la Doctrina Monroe en 1904, afirmando el derecho de los Estados Unidos a intervenir en América Latina en los casos de «irregularidades crónicas y flagrantes de una nación latinoamericana» para anticiparse a la intervención de los acreedores europeos. Esta reinterpretación de la Doctrina Monroe se convirtió en una herramienta útil para obtener beneficios económicos por la fuerza cuando las naciones latinas no pagaban sus deudas con los bancos y los intereses comerciales europeos y estadounidenses. Esto también se conoció como la ideología del «Big Stick» o «Gran Garrote» debido a la frase del presidente Roosevelt para «hablar bajo y llevar un palo grande». El corolario de Roosevelt provocó indignación en América Latina.

El Corolario de Roosevelt fue invocado a intervenir militarmente en América Latina para detener la propagación de la influencia europea.  Fue la enmienda más significativa a la doctrina original y fue rechazada por los críticos, quienes argumentaron que laDoctrina Monroe originalmente tenía la intención de detener la influencia europea en las Américas.  Argumentaron que el Corolario simplemente afirmó la dominación de los Estados Unidos en su zona de influencia, convirtiéndolos efectivamente en un «policía hemisférico.»

Otra enmienda de la Doctrina Monroe fue el Memorándum Clark, escrito el 17 de diciembre de 1928 por el subsecretario de Estado de Calvin Coolidge, J. Reuben Clark, se refería al uso de la fuerza militar de los Estados Unidos para intervenir en las naciones latinoamericanas. Este memorando fue publicado oficialmente en 1930 por la administración de Herbert Hoover.

El Memorando Clark rechazó la opinión de que el Corolario de Roosevelt se basaba en la Doctrina Monroe. Sin embargo, no fue un repudio completo del Corolario de Roosevelt, sino más bien una declaración de que cualquier intervención de los Estados Unidos no fuera sancionada por la Doctrina Monroe, sino que era el derecho de Estados Unidos como Estado. Esto separó el Corolario de Roosevelt de la Doctrina Monroe al señalar que la Doctrina Monroe sólo se aplicaba a situaciones que involucraban a países europeos. Un punto principal en el Memorándum Clark fue observar que la Doctrina Monroe se basaba en conflictos de intereses sólo entre los Estados Unidos y las naciones europeas, y no entre los Estados Unidos y las naciones latinoamericanas.

Los líderes estadounidenses se mostraron reacios a renunciar al intervencionismo unilateral hasta que la política del Buen Vecino enunciada por el presidente Franklin Roosevelt en 1933. La era de la Política del Buen Vecino terminó con el incremento de la Guerra Fría en 1945, ya que los Estados Unidos sintió que había una mayor necesidad de proteger el hemisferio occidental de la influencia soviética. Estos cambios entraron en conflicto con el principio fundamental de la no-intervención de la Política del Buen Vecino y llevaron a una nueva ola de participación de los Estados Unidos en los asuntos latinoamericanos. El control de la Doctrina Monroe se trasladó a la Organización multilateral de los Estados Americanos (OEA) fundada en 1948.

Durante la Guerra Fría, la Doctrina Monroe fue aplicada a América Latina por los autores de la política exterior de los Estados Unidos. Cuando la Revolución cubana (1953–1959) estableció un Gobierno comunista vinculado a la Unión Soviética, se argumentó que la Doctrina Monroe debería invocarse para evitar la propagación del comunismo respaldado por los soviéticos en América Latina. Bajo esta lógica, los Estados Unidos proporcionaron inteligencia y ayuda militar a los Gobiernos latinoamericanos y sudamericanos que afirmaron o parecieron estar amenazados por la subversión comunista (como en el caso de la Operación Cóndor).

En la crisis de los misiles cubanos de 1962, el presidente John F. Kennedy citó la Doctrina Monroe como motivo para el enfrentamiento de los Estados Unidos con la Unión Soviética por la instalación de misiles balísticos soviéticos en suelo cubano.

El debate sobre esta nueva interpretación de la Doctrina Monroe surgió como reacción al caso Irán-Contra. Se reveló que la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) había estado entrenando en secreto a los guerrilleros «Contra» en Honduras en un intento por desestabilizar y derrocar al Gobierno revolucionario sandinista de Nicaragua y a su presidente, Daniel Ortega. El director de la CIA, Robert Gates, defendió vigorosamente la operación Contra en 1984, argumentando que evitar la intervención de los Estados Unidos en Nicaragua sería «abandonar totalmente la Doctrina Monroe

El presidente Donald Trump implicó el uso potencial de la doctrina en agosto de 2017 cuando mencionó la posibilidad de una intervención militar en Venezuela, después de que su director de la CIA, Mike Pompeo, declarara que el deterioro de la nación era el resultado de la interferencia de grupos respaldados por Irán y Rusia. En febrero de 2018, el Secretario de Estado Rex Tillerson elogió a la Doctrina Monroe como «un éxito,» advirtiendo sobre las ambiciones comerciales «imperiales» de China y promocionando a los Estados Unidos como el socio comercial preferido de la región. Pompeo reemplazó a Tillerson como Secretario de Estado en mayo de 2018. Trump reiteró su compromiso con la implementación de la Doctrina Monroe en la 73ª Asamblea General de las Naciones Unidas en 2018. Vasily Nebenzya criticó a los Estados Unidos por lo que la Federación Rusa percibe como una implementación de la Doctrina Monroe en la 8452 reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 26 de enero de 2019. El representante de Venezuela enumeró 27 intervenciones en América Latina que Venezuela considera implementaciones de La Doctrina Monroe y afirmó firmemente que, en el contexto de las declaraciones, lo consideran una amenaza militar directa para la República Bolivariana de Venezuela.  El representante de Cuba formuló una opinión similar: «La actual Administración de los Estados Unidos de América ha declarado que la Doctrina Monroe está vigente.»

El 3 de marzo de 2019, el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton invocó la Doctrina Monroe al describir la política del Gobierno de Trump en las Américas y dijo: «En esta administración, no tememos usar la palabra Doctrina Monroe.» Ha sido el objetivo de Los presidentes estadounidenses regresaron al presidente Ronald Reagan para tener un hemisferio completamente «democrático.»

La tesitura actual de la crisis política venezolana que ha enfrentado a dos rivales geopolíticos de los Estados Unidos, en este caso China y Rusia, de cierta forma reedita un nuevo capítulo de la Doctrina Monroe en América Latina. Sin embargo, la postura política estadounidense de volver al pasado del intervencionismo militar, económico y diplomático, para imponer su agenda en la región va a fracasar, independientemente del estado de decadencia imperial en el que se encuentra los Estados Unidos.

El primer error táctico de los Estados Unidos fue llevar la crisis venezolana al seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ya que eso globaliza el tema, y tendrá el poder de veto de dos aliados estratégicos de Nicolás Maduro, China y Rusia.

En el caso especifico de China, el gigante asiático posee inversiones millonarias en Venezuela, y ha prestado a Caracas poco mas de 40 mil millones de dólares, y Rusia poco mas de 10 mil millones de dólares. Ni a Rusia ni China les interesa un conflicto bélico con los Estados Unidos en su zona de influencia, más bien buscan repartición del pastel y lograr concesiones en otros puntos de conflictos. Por ejemplo, China buscaría utilizar la crisis de Venezuela como un punto de inflexión para buscar una salida negociada a la Guerra comercial con los Estados Unidos, para de esta forma continuar con su avance comercial por toda la región. En el caso de Rusia, Moscú buscaría detener el avance estadounidense y su punta de lanza de la OTAN en los países de Europa del Este y el Cáucaso.

Si los Estados Unidos se aboca por el multilateralismo y desecha de plano la Doctrina Monroe, y garantiza los intereses rusos y chinos en Venezuela, podríamos decir que los días de Maduro en el poder estarían contados, de lo contrario el pulso diplomático seguirá en aumento y expandiéndose a otras zonas de conflictos, que podrían desencadenar en un conflicto bélico a escala planetaria.