OPINION: No soy tonta con P. Escrito por Altagracia Salazar

Con frecuencia recibo recomendaciones bien intencionadas que me proponen que reaccione ante determinadas imputaciones. Todas las agradezco.

En algunas ocasiones lo hago, sobre todo cuando entiendo que esa aclaración puede servir para modificar el punto de vista de ciudadanos que pueden ser víctimas algún tipo de manipulación de esas que son frecuentes en las redes.

Hay dos tipos de noticias falsas: las inocentes y las creadas para provocar acciones o reacciones. Las ultimas son las mas frecuentes.

Es bueno que se sepa (que lo sepan incluso quienes quieren provocar mi reacción) que conozco el universo de posibilidades de este instrumento que se llama Redes Sociales. Dígase Facebook, Twitter o Instagram que son las que uso.

Quienes creen que insultándome o inventando cosas sobre mí lograrán mi reacción y con ello incorporar mis seguidores a sus ideas. Inventen otro método.Quienes desde posturas mal sanas quieren lo mismo para crear un falso conflicto y aumentar su visibilidad en las redes también están fritos.

La maldad solo cabe en el corazón que la puede albergar. A quienes tienen esa capacidad de generar odio y maledicencia no hay nada que decirle, ni nada les hará cambiar porque el odio y la maldad son parte de su vida. Por eso no contesto insultos ni palabras soeces.

Estoy clara en mis ideas. No creo en la bondad de palabra ni en los discursos patrióticos que olvidan el robo que se lleva la vida de la gente.

Creo que siempre se puede cambiar y estoy dispuesta a hacerlo cuantas veces sea necesario pero siempre será en el camino de la justicia, la decencia y el respeto por los derechos de los seres humanos.