Tripa y cocote de pollo son usados para fabricar clerén, ¿Qué sucede cuando lo ingieres?

Santo Domingo, RD. Aunque el clerén y otras bebidas alcohólicas de fabricación casera se elaboran y consumen todo el año pese a su prohibición por las autoridades públicas, su alta demanda por parte de los dominicanos y los procesos para acelerar su fermentación, están provocando en la bebida unos efectos químicos que más que fermentarla, la están haciendo tóxica.

Puedes reportar cualquier denuncia a nuestro correo electrónico [email protected] o por WhatsApp al 809-316-1980

Así lo explica el reconocido gastroenterólogo Alberto Santana, quien indicó que estos procesos, al realizarse de manera clandestina, exceden los grados de alcohol aptos para el consumo humano.

“En este proceso se produce un nuevo alcohol que es alcohol metílico, que es muy tóxico para el organismo porque es muy soluble en agua, y una vez entra al cuerpo, el hígado produce una oxidación, y esta oxidación se va hacia los órganos que tienen más agua del cuerpo, el cuerpo tiene un 80 % o un 90 % de agua y se va a los riñones, al cerebro y al globo ocular”, explica el especialista.

Dijo que a esta bebida le introducen partes orgánicas de animales muertos, y que para adelgazarlo lo mezclan con thiner, lo cual a su vez tiene alcohol metílico y otros componentes tóxicos. También introducen en el tanque donde se prepara, muchas veces oxidado, tripas o cabeza de pollo para desvanecerle todas las partículas microscópicas orgánicas que adquiere. Esto último permite que la bebida se haga mas trasparente.  

“Produce daños en el riñón, en la visión y daños en las neuronas, en el cerebro de aquí que produce un coma, problemas respiratorios y el paciente en unas 3 horas hasta 72 horas, puede morir por la intoxicación de ese alcohol metílico”, añadió.

Estas declaraciones fueron ofrecidas por el especialista, al ser entrevistado el programa El Día, de Telesistema canal 11.

Comentarios con Facebook

También te va a interesar