OPINIÓN: Barbarie haitiana. Por Hugo Ysalguez

Los haitianos continúan cometiendo tropelías en todo lo ancho del país, acciones que no solo se limitan a robos, violaciones sexuales, sino a la participación de homicidios ejecutados con crueldad.

El tema es cada día más espinoso, y sobre el mismo nos hace llegar unas reflexiones, el abogado Domingo Ángeles, del grupo Patriotas Dominicanos.

Un extracto de las mismas, dicen así:

“El territorio haitiano de 27 mil km cuadrados ofrece varias lecturas respecto del relato de la hermana Sor Marcella Catoz a aparecido en un medio de comunicación extranjero, bajo el título “Haití va hacia el abismo.

” Ella es presidenta vitalicia de la Fundación Vía Latteanlus.”

“Una primera lectura de la narrativa de esa monja es el comportamiento bestial de ese conglomerado cuyo componente grupo africano sanguíneo es el de menor coeficiente intelectual más reducido y su comportamiento de barbarie se evidencia cada día más, como lo evidencia el caso de un haitiano (Jeffrey Cecil) que a machetazos limpio le corto los dos brazos, de los hombros de la joven dominicana Cielo García a la que se le gestiona poner prótesis en los Estados Unidos.”

“Esto lo confirma la salida del grupo Médicos Sin Fronteras una organización que trabaja de gratis en Haití, pero conforme al cobro decretado por el gobierno al servicio en hospitales a haitianos, ha conllevado al cierra de tres de ellos; la falta de voluntad es tan así que Francia ofreció construir un hospital en suelo haitiano y el gobierno ni lo acepto ni lo rechazo y pero guardó silencio.”

“Esta situación se debió al pacto regional entre élites de ambos países, el cual está centrado en República Dominicana, donde Canadá le construye en Puerto Plata un complejo habitacional y un hospital para haitiano en unos inmuebles que conforme violar la ley no se sabe cómo se dispuso de ellos? Quien dispuso de ellos? Sin ofrecer un por que?

Esto a decir uno de los 35 miembros del Olimpo gubernamental, que alegó no se le ha comunicado nada sobre esas edificaciones.”

“Otra lectura que se puede colegir es la insistencia de Marcella Catoza es en preparar niños en términos de formación para que cambien de país, (no para que sirvan a su país) y esto colide con los niños haitianos en los que el Estado Dominicano invierte el 7% del presupuesto de educación para que se forman en nuestro país, cuyos padres en la frontera lo integran a las aulas después de la 8.00 de haber cantado el himno dominicano.

Los estudiantes haitianos de la UASD no se detienen o levantan de sus asientos el sonar las notas de nuestro Himno Nacional.”

“La próxima lectura dependerá del contexto que el ojo crítico del que ahora lee esta reflexión, aunque hay un sector que solo busca la culpa de la reacción antihaitiana en el odio o xenofobia de patriotero, nacionalista de hojalata o turbas mediáticas como ayuda la prensa al bautizo despues.