OPINION: Donald Trump aún puede ganar las elecciones en el 2020. Por Julio Díaz Sosa

Muchos analistas políticos estadounidenses se preguntan como es posible que todavía cerca del 40% del electorado apoye a Donald Trump. Algo a tener en cuenta es que esa base electoral que apoya a Donald Trump no está solamente compuesta por blancos racistas sin un nivel educativo, sino también por personas que les importa que el funcionamiento de la economía, y otros factores de carácter religioso que juega un rol importante en su agenda política, en especial en el medio-oeste y sur del país.

Una franja considerable de los votantes estadounidenses, aprecian que la economía está experimentando actualmente un desempleo casi sin precedentes en tiempos de paz, un desempleo sin precedentes en las minorías y un crecimiento anualizado virtual del PIB del 3%. Las tasas de interés e inflación siguen siendo bajas. Los salarios de los trabajadores aumentaron después de años de estancamiento. Los Estados Unidos es ahora el mayor productor mundial de petróleo y gas natural. Y los precios de la gasolina siguen siendo asequibles. El presidente continúa reparando el comercio asimétrico con China, así como con los ex socios del NAFTA y Europa. Él ataca a las empresas para frenar la deslocalización y la subcontratación. La recuperación económica actual y los bajos precios al consumidor han elevado a millones de estadounidenses de clase media que aprecian el ascenso. Es por ello, que una encuesta reciente hecha por CNN cerca del 70% de los estadounidenses dice que la economía marcha en la dirección correcta.

Otro factor que puede llevar a algunos votantes a votar por Trump es el miedo infundado por la derecha política estadounidense de que una posible victoria de Bernie Sanders podría llevar al país al nivel de Venezuela. Creo que la campaña de Bernie Sanders debe explicar de forma contundente que el socialismo democrático no es comunismo, y que de transitar ese camino el país no iría hacia el totalitarismo. Al parecer Bernie Sanders está trabajando en esa dirección, y una muestra de ello fue el encuentro realizado por la cadena Fox News de tendencia conservadora, donde la mayoría de los votantes presentes abrazaron la idea de un servicio sanitario para todos.  Este es un debate que ha sido superado en Europa donde incluso partidos de derecha han abrazado esa idea, y es parte esencial de las políticas públicas del continente. Ese debate ideológico ha sido más que superado en el viejo continente.

Por otra parte, Muchos partidarios rechazados por algunas de sus travesuras están aún mucho más consternados por una nueva agenda «socialista» demócrata. Si la alternativa a Trump es una tolerancia perturbadora entre algunos demócratas para el antisemitismo, Green New Deal o el Nuevo Acuerdo Verde, un enfoque permisivo para abortar incluso muy tarde en el embarazo, un impuesto a la riqueza, una tasa impositiva máxima marginal del 70-90%, la abolición de ICE, fronteras abiertas, etc. Los demócratas en especial la campaña de Bernie Sanders, debe remover ese temor entre los votantes moderados, porque de lo contrario pueden irse para donde Trump.

Trump a pesar de grosero ha mostrado una empatía por el interior del país olvidado, una característica carente de los anteriores candidatos republicanos y demócratas. Su agenda populista explica por qué millones de electores demócratas que alguna vez fueron tradicionales lo apoyaron en 2016, y podrían volver a hacerlo en 2020. Algunas encuestas sugieren de manera contraintuitiva que Trump puede ganar más votantes de minorías que los candidatos presidenciales republicanos anteriores. Este es otro factor que podría inclinar la balanza hacia Donald Trump en el próximo torneo electoral.

Trump puede parecer insensible para algunos, pero trata de ser genuino en sus posturas. Por ejemplo, no modula su acento para adaptarse a las multitudes regionales, como lo hicieron Barack Obama, Hillary Clinton y Joe Biden. No adopta trajes particulares en ferias estatales ni visita a los aliados de los bolos para buscar autenticidad. Guste o no, su acento de Reinas, su atuendo formal, su bronceado extraño y su pelo salvaje siguen siendo los mismos dondequiera que va y habla. Los votantes respetan que al menos no está adulterado de una manera que no es cierta para la mayoría de los políticos.

Incluso cuando Trump ha llegado a un punto muerto, sus partidarios continúan creyendo que al menos sigue intentando cumplir sus promesas sobre impuestos, economía, energía, política exterior, sobre los jueces construccionistas estrictos y la frontera. Hasta el momento, sus partidarios sienten que Trump no ha sufrido el momento vergonzoso como: «Lea mis labios» o «Puede mantener a su médico», que sufrieron sus antecesores George H.W. Bush y Barack Obama, respectivamente, que incumplieron sus promesas de campaña.

Los votantes están enojados por el esfuerzo sostenido para remover o deslegitimar a un presidente en ejercicio. Muchas de las controversias sobre Trump son el resultado de la incapacidad de los partidarios de Hillary Clinton para aceptar su impactante victoria. En su lugar, intentan por cualquier medio posible para abortar su presidencia de una forma nunca vista en la historia reciente. Los votantes de Trump se avergüenzan de tales esfuerzos seriales pero hasta ahora infructuosos para deslegitimar al Presidente: la ley inmediata se adapta a las máquinas de votación desafiantes, el esfuerzo por distorsionar la votación del Colegio Electoral, los esfuerzos iniciales de impugnación, las apelaciones a la Cláusula de Emolumentos, la Enmienda 25 y la Calificación Logan Act, la investigación de Mueller que superó con creces y aún no cumplió con su mandato original de encontrar la «colusión» rusa, y el extraño golpe de palacio de Andrew McCabe-Ron Rosenstein. Todo esto se suma al perturbador asesinato «elegante», ya que Madonna, Johnny Depp, Kathy Griffin, Robert DeNiro y docenas de otros expresan abiertamente los pensamientos de matar, explotar o golpear al presidente electo. El Centro Shorenstein de la Universidad de Harvard descubrió que la cobertura de los principales medios de comunicación de los primeros 100 días en el cargo de Trump osciló entre el 70 y el 90% negativo de Trump, dependiendo de la semana, una asimetría nunca vista, pero una que erosiona la confianza en los medios. Los votantes están desarrollando un rencoroso respeto por Trump, de 72 años, que no está en forma, y que cada día ingiere vitriolos sin precedentes y, sin embargo, no se da por vencido, en el sentido nietzscheano de que lo que no lo mata, parece hacerlo más fuerte.

Algunos políticos tradicionales aparentemente no aprecian los contextos históricos. Según los estándares presidenciales anteriores, el comportamiento de Trump en la Casa Blanca no se ha caracterizado por las indiscreciones personales de John F. Kennedy o Bill Clinton. Su lenguaje ha sido contundente, pero también lo fue el de Harry Truman. Puede ser asqueroso, pero tal vez no tanto como lo fue Lyndon Johnson. El punto no es usar tales comparaciones para excusar el discurso áspero y los tweets de Trump, sino recordar que el clima actual de los medios y la era electrónica de Internet y las redes sociales, junto con la ignorancia histórica general sobre las presidencias anteriores, han distorsionado el análisis objetivo de Trump, el primer presidente sin cargo político previo ni servicio militar.


Trump, aunque de forma populista desnudó la realidad de la globalización. La globalización enriqueció las dos costas del país, mientras que el interior de los Estados Unidos se encontraba quebrado y desolado. En cualquier lugar en el extranjero, la mano de obra muscular se podía duplicar a tasas más baratas, a menudo, especialmente en la industria pesada y la manufactura. Sólo Trump percibió eso e hizo un llamado a los distritos electorales que hasta ahora habían sido calumniados por los presidentes y los candidatos presidenciales como «locos», «deplorables» e «irredimibles». Nos guste o no, la mitad del país siente que las élites se han adueñado de la mayor tajada del pastel, y que ellos simplemente son los ignorantes del llamado país del sobrevuelo. Trump es visto como su salvador.

A pesar de los factores que hemos señalado anteriormente, que de cierto modo podrían darle la victoria a Donald Trump en noviembre del 2020, existe un contexto histórico que ha desinflado a otros presidentes en ejercicio cuando enfrentan una virulenta oposición en el interior de sus partidos. La historia reciente nos muestra que cuando un presidente en funciones se enfrenta a elecciones primarias competitivas por su candidatura a la reelección, eventualmente perdieron en las elecciones generales.

Tenemos el ejemplo del presidente Gerard Ford en 1976, cuando se enfrentó a Ronald Reagan para la nominación del partido republicano. Este ciclo primario fue apretado, ya que la nominación se decidió en la Convención Nacional del partido. Eventualmente, Gerard Ford terminó perdiendo su intento de reelección ante Jimmy Carter.

En 1980, el presidente Jimmy Carter encontró el mismo problema cuando se enfrentó al senador de Massachusetts Ted Kennedy. Carter perdió su candidatura a la reelección de Ronald Reagan.

En 1992, Patrick Buchanan decidió desafiar al presidente republicano en funciones George H.W. Bush fue una carrera tan apretada que la nominación del partido se decidió en la Convención Nacional del partido. El presidente Bush perdió su candidatura a la reelección ante Bill Clinton.

Si la historia se repite dos veces como decía Hegel, y el exgobernador republicano de Massachusetts, William Weld, y el actual Gobernador de Maryland Larry Hogan, llegan a ser competitivos durante las primarias. Esto representaría un verdadero desafío para el presidente Donald Trump, ya que cautivaría a un monstruo dormido, que es el voto moderado dentro del partido republicano, y esto podría resultar en algo contraproducente para los intentos reeleccionistas del presidente, a pesar de que cuenta con un 88% de apoyo dentro del partido, ya que el partido republicano está fragmentado por diferentes grupos, especialmente los moderados y los extremistas de extrema derecha. Y los primeros empezarían a alinearse con esos candidatos que representan sus intereses. Sólo el tiempo tiene la ultima palabra sobre el desenlace de esta historia política.