OPINION: Leonel Fernández y el show artístico. Por Venecia Joaquín

El expresidente Leonel Fernández sabe, que para desplazar al presidente Danilo Medina, necesita que se mantenga el impedimento de la reelección. ¿Como lograrlo?  Planeó un acto impactante, para pedirlo, desesperadamente, pues solo así, puede ser el candidato presidencial del PLD para el 2020.

 Tenemos artistas, cantantes populares, cuya música fascina. Muchos sueñan con ir a sus presentaciones y no lo hacen por falta de recursos.  Conocedor de este sentir y sabiendo que llenan cualquier escenario, Leonel   invitó algunos de los más carismáticos, para actuar en el acto donde presentaría “dos millones de adeptos a su proyecto presidencial” y opuestos a hacer cambios a la Constitución, que permita  la reelección. Estos artistas fueron el mejor “cebo” para pescar, es decir para atraer miles de personas a su actividad.

 Contrataron merengueros, reggaetoneros, salseros, etc,  entre  ellos, Peña Suazo, El Jeffrey, Sergio Vargas, Silvio Mora,  Mark B, El Alfa,  Natti Natasha. A nivel nacional, facilitaron transporte y dieta. La oportunidad de verlos fue aprovechada. Sin pensarlo dos veces, los fanáticos subieron a los autobuses para disfrutar de sus artistas favoritos, y sin problema, esgrimían el requisito político de accesorios del PLD.  

Leonel, orador principal, habló media hora. Suficiente para resumir sus doce años gobernando y anunciar que tiene dos millones de seguidores, que se oponen a la repostulacion.   “No podemos modificarla para otro periodo”, insistía, poniendo   de manifiesto el pánico que le produce que le abran la puerta de la reelección a Danilo Medina; como si no confiara en el sentir del pueblo hacia su persona.

Se ha dicho que, en el montaje de este evento, esto es, preparación del Estadio, artistas, despliegue publicitario, facilidades a miles de asistentes, invitados internacionales, etc.  invirtieron alrededor de doscientos cincuenta (250) millones de pesos.

Indiscutiblemente, Leonel en campaña significa, la zafra para los “hijos de machepa”; invirtió millones  para poner a su alcance sus artistas favoritos, pero cuando llega al poder, comienza la zafra de “los tutumpotes”. Entonces, se refugia en el Palacio Nacional y en su Funglode, institución que estableció en su primer mandato para atender ricos y estar lejos de los pobres, a quienes no le hace ni siquiera “visitas sorpresas”

Es obvio que, el pasado show artístico fue una plataforma para Leonel   pedir, desesperadamente, que mantengan el impedimento de la reelección o está perdido.  Hay una división virtual en este partido, que, unido a la logística financiera utilizada en el espectáculo y la ausencia de su esposa, Margarita Cedeño, ponen al descubierto aspectos preocupantes.

 Ojalá Leonel haga pronto otro espectáculo, para que los infelices aprovechen la zafra de su campaña; por experiencia saben, que, si asume la presidencia, termina la zafra   de los pobres e inicia la de los ricos.  

Bueno, como dirían en un programa de TV, “el show debe continuar” y como diría un cristiano, ¡cuidado, que Dios observa!