La travesía política de la familia Salcedo y sus presiones por designación en nuevo gobierno

Las presiones por nombramientos en el tren gubernamental en el gobierno que presidirá Luis Abinader, se han intensificado en las últimas horas, faltando designaciones en apenas cuatro ministerios entre los cuales está el de cultura.

Puedes reportar cualquier denuncia a nuestro correo electrónico [email protected] o por WhatsApp al 809-316-1980

A este ministerio estaría la familia de Roberto Salcedo aspirando administrar en la gestión que encabezará el Partido Revolucionario Moderno (PRM), organización que la familia timoneada por el ex tres veces alcalde del Distrito Nacional enfrentó por más de dos décadas.

Recordar que en el 1996 el Partido de la Liberación Dominicana en procura de capitalizar la popularidad que le brindaron los medios de comunicación al entonces productor, conductor de televisión y carismático comediante Roberto Salcedo, lo postularon en las municipales como alcalde por el Distrito Nacional. En ese momento perdió del merenguero Johnny Ventura, quien encabezó la boleta del Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Y no fue sino para el 2002 en su segundo intento, que Salcedo logró ganar la gobernación municipal de la más importante plaza política del país.

Para sorpresa de muchos, el exitoso productor de televisión pudo mantenerse en la posición electiva recibiendo el apoyo popular en las elecciones del 2006 y 2010 hasta perder en el 2016 ante el joven dirigente político David Collado (PRM), el cual recibió el apoyo de uno de los grupos económicos más poderosos de la República Dominicana, lo que para muchos resultó determinante para los resultados electorales.

Esta derrota dolorosa, sin lugar a dudas, marcó el punto de inflexión en las relaciones armoniosas que hasta entonces había mantenido Salcedo con su organización política. Ya que a pesar de que reputadas encuestas le daban ganador, el impulso del voto ciudadano no se expresó en esta dirección. De lo cual el dirigente político culpó a sectores internos de su organización por supuestamente haberles traicionado mediante el drenado silente de votos peledeístas hacia la boleta del PRM.

Atormentado y en reflexión profunda por la supuesta traición de sus compañeros, el también teatrista se alejó por un tiempo de los medios hasta resurgir nuevamente a mediados del 2018. Se le veía en aquel entonces enarbolar un discurso conciliador y favorable a los aprestos reeleccionistas que ya evidenciaba el danilismo apabullante. Inclusive, su apoyo lo expresó abiertamente en los medios. Lo que le mereció el reconocimiento del primer mandatario de la nación, al nombrarlo como Ministro sin cartera en materia de seguridad. Aún se desconoce la labor que desempeñó en favor de la nación desde esta posición, más allá del beneficio personal que implica acceder a los privilegios onerosos propios de un ministro tenga o no cartera.

Convencido de que su apoyo a la fallida reelección le despejaba las vías para postularse a una candidatura electiva sin temor a ser nuevamente traicionado, Salcedo intentó representar en la boleta senatorial a su organización política participando en las internas, las cuales perdió ante Rafael Paz, joven de poca pericia política que sorprendió a muchos. En esta ocasión volvió a resurgir el fantasma de la conspiración encarnada por las mismas fuerzas que se opusieron a su continuismo al frente de la alcaldía, al parecer temerosos de que este se convirtiera en un presidenciable inderrotable en el futuro.

Esta segunda traición habría sido determinante para que más adelante Salcedo renunciara del partido que le dio vida política y que lo sacó de la trascendencia limitada de los medios para llevarlo a la esfera del poder político local en el 2002.

Con el orgullo ensangrentado, Salcedo desde principio de este año 2020 se encaminó a un acercamiento con su rival histórico PRM, antes PRD. Este acercamiento implicó contribuir a la derrota de quien supuestamente lideró la conspiración interna en su partido en el 2016: Domingo Contreras.

Alcanzada esta meta, aún faltaba otra por consumar. Y era la de formar parte de la articulación de fuerzas opositoras que procuraban destronar del poder al danilismo que lo menospreció.

Esto a pesar de que por voluntad propia sin ser llamado desde el Palacio llegó a encaramarse en la oleada del danilismo reeleccionista.

Tras todo esto Salcedo supo escabullirse y zafarse de un grupo de poder que voces críticas e independientes veían derrotado. Y así lo confirmaban importantes encuestas desde finales del año pasado.

A sabiendas de que el cambio político era inminente, Salcedo concretó un pacto político público con el hoy presidente electo Luis Abinader. Inclusive, para que no quedara la más mínima duda de su nueva lealtad, se juramentó en el PRM.

A raíz de este pacto, su hijo, Robertico Salcedo, recorrió todo el país con los candidatos congresuales del PRM y partidos aliados, como una forma de demostrar la entrega absoluta de la familia Salcedo al proyecto presidencial del cambio político. Todo esto a pesar de que la victoria de Abinader era inminente.

Hay quienes al analizar todo esto ven cierto oportunismo político por parte de la familia Salcedo, otros lo valoran y reconocen el esfuerzo realizado en procura de alcanzar la gran victoria en primera vuelta, tal como aconteció.

Ya consumada la victoria, ahora la familia Salcedo intensifica sus presiones por ser designada al frente de uno de los ministerios, apenas faltando cuatro por ocupar. Dentro de los que está el Ministerio de Cultura, al cual aspiran los Salcedo.

A esta posición también estarían aspirando otros como el maestro Amaury Sánchez, el poeta Tony Raful y el intelectual Andrés L. Mateo.

De pronto todos quedan a la espera de la decisión final que tomará en esta dirección su nueva gran majestad, Luis Abinader Corona.

Comentarios con Facebook

También te va a interesar